Publicidad

JAÉN.-  Agentes de la Policía Nacional han detenido en Linares a una pareja (hombre y mujer), que, presuntamente se desplazaban desde la localidad jienense de La Carolina hasta Linares para cometer sus hechos ilícitos en la pasada Semana Santa. Llevaban a cabo todas sus acciones de manera coordinada y premeditada previa al reparto de funciones; la mujer vigilaba mientras el hombre ejecutaba. Con gran violencia el arrestado, presuntamente asaltó a una mujer de avanzada edad y con movilidad reducida, provocándole graves lesiones de las que tuvo que ser  intervenida quirúrgicamente. La pareja fue detenida en el cuartel de la Guardia Civil de La Carolina que había sido alertada sobre su búsqueda. La autoridad judicial decretó el ingreso en prisión del hombre.  Los arrestados habían accedido al interior de un templo fingiendo no conocerse de nada. La mujer realizó una batida sobre los objetos que podrían ser sustraídos, verificando la ausencia de feligreses con el fin de dificultar su identidad. Una vez realizada la selección, la mujer entregaba un tipo de herramienta al hombre con la que, supuestamente violentó dos cepillos en cuyo interior se encontraba la recaudación que habían depositado los fieles. Tras haber conseguido su fin, emprendieron la huida.

Selección de las víctimas en la vía pública

El arrestado había estado siguiendo y vigilando a su víctima; una  mujer de avanzada edad, con problemas físicos que se tenía que ayudar en su caminar por dos muletas debido a sus dolencias. Esperó el momento idóneo para atacarla, después de haberse cerciorado de que en el entorno no existían viandantes que pudiesen asistirla, la abordó por la espalda zarandeándola y, sujetándola fuertemente le arrebató de un fuerte tirón el cordón de oro que llevaba al cuello, para después arrojarla al suelo empujándola con extremada violencia, ocasionándole la rotura del fémur derecho y fractura de cadera.

Especializados en hurtos al descuido en bares

La pareja solía personarse en diferentes establecimientos hosteleros de la ciudad, permaneciendo en sus respectivas terrazas a la vez que tomaban varias consumiciones. Trascurrido un tiempo, una vez verificada la aglomeración de gente y que los empleados y responsables de los establecimientos se alejaban de la barra, la mujer se marchaba a toda prisa mientras el hombre sustraía los objetos que previamente había seleccionado, marchándose del lugar con su botín y sin abonar las consumiciones. En uno de los establecimientos, sustrajeron una mochila que se encontraba en el interior de la barra que contenía 3.000 euros.

Los investigadores fueron enlazando la información e indicios que obraban en su poder, identificando plenamente a los presuntos autores coincidentes en las cuatro denuncias. Se trataba de una pareja residente en la cercana localidad de La Carolina con varios antecedentes policiales por hechos similares. Tras verificar por medio de la Guardia Civil de que seguían residiendo en la localidad, varios agentes se desplazaron hacia el cuartel   donde se encontraban retenidos, procediendo a su detención.