Publicidad

JAÉN.- Informaciones contradictorias toda la mañana sobre el estado de salud de Palomo Linares. Mientras esta mañana algunas agencias de prensa aseguraban que el diestro había fallecido tras no superar una operación a corazón abierto los familiares desmienten este extremo y señalan la delicada situación de su salud. Al final fallecía esta misma tarde tras varias horas en muerte cerebral por la operación de corazón sufrida hace unos días. Supone  la pérdida de uno de los toreros más importantes que ha dado la provincia de Jaén.  Palomo Linares cumplía 70 años el próximo jueves. Ya en 2007 había sufrido un ataque al corazón, por lo que tuvo que serle implantado un stent. Su padre era minero, viviendo una infancia llena de carencias en la España de la posguerra. Fue aprendiz de zapatero, pero a partir de los ocho años acudía a tentaderos y capeas en donde empezó a entender el arte de torear, como maletilla le apodaron «El rata» por su vivacidad. El 20 de julio de 1964 se inició profesionalmente al ser anunciado formalmente en la Plaza de Vista Alegre de Madrid como aspirante a torero en una novillada de concurso.