Publicidad

JAÉN.- La banca no da para más sustos. Además de los rescates que sufrió, se unió una oleada de demandas por las cláusulas suelo el todo el país. Pues bien, ya tienen otro quebradero de cabeza. Se calcula que entre medio millón y un millón de hipotecas en España se suscribieron con el índice IRPH, tanto en bancos como en cajas para el cálculo de intereses aplicables. Es decir, ofrecían las entidades (asegurando como siempre las bondades de este índice) utilizar el IRPH en vez del Euríbor porque, afirmaban que afectaba menos que las fluctuaciones que sufría el Euribor. Y puede haber sido un nuevo «producto tóxico» de las entidades bancarias. De hecho ya son varias las denuncias que se han presentado por ser este, de nuevo, un producto «oscuro» y que alegan era fácilmente manipulable. El problema llegó cuando el Euribor empezó a caer en picado mientras que el IRPH se quedó como estaba o bajó menos de lo que debía (la misma sensación de la gasolina, que cuando el barril sube, la gasolina al día siguiente se pone «por las nubes» pero cuando cae, se abarata más lentamente). El IRPH era un método del cálculo del tipo de interés basado en la media del coste de las hipotecas que concedía cada entidad. Aunque en 2013 dejó de usarse son muchas las hipotecas que podrían haber sufrido durante años esta sistema de computo de intereses no muy claro. De hecho, el Tribunal Supremo tiene, ya, sobre su mesa, algunas demandas que deberán resolver próximamente. De esta sentencia dependerá una nueva avalancha de reclamaciones a las entidades bancarias que si bien son en número menos que las cláusulas suelo, sí podrían ser, cada una de ellas, más, en cuanto a cantidad económica. La OCU ha calculado que una hipoteca con IRPH supone un pago de unos 150 euros más al mes respecto a una hipoteca sujeta al Euríbor. Una práctica que sobre todo se realizaba a los clientes Caixabank.