Publicidad

JAÉN.- El Sindicato Andaluz de Trabajadores lamenta el dispositivo de la Guardia Civil que lleva desde el pasado domingo y que califica de «desmesurado», en el Cerro Libertad. Esta finca fue ocupada hace dos semanas, después de cinco años abandonada por su propietario, en este caso el BBVA,  para trabajarla con limpieza, desbroce y arreglando la zona. Una toma de esta finca que se inició el pasado 1 de abril para ser recuperada para el pueblo por un grupo de trabajadoras y trabajadores del SAT. Desde este sindicato señalan que si bien el pasado jueves, el banco BBVA efectuó una denuncia por usurpación y daños,  el Juzgado de Instrucción nº 1 de Jaén señalaba  que aún no había llegado al juez, por tanto, «cualquier acción policial en esa finca corre a cuenta de la Subdelegación del Gobierno y su máxima responsable, Francisca Molina», critican.

Desde la asamblea del Cerro Libertad, se convocó una jornada de trabajo voluntario y cultura, y subrayan que la directriz de la Subdelegación fue clara: amedrentar e intentar que no se viera una muestra de solidaridad con la esta recuperación de tierras. El objetivo, prosiguen, también era el de poseer una lista de personas a las que reprimir después por «ocupación temporal». Para el STA, si la Subdelegación quiere mandar dispositivos que los mande a los consejos de administración de las empresas del IBEX 35 o a la calle Génova, y si quieren mandar algo útil al Cerro Libertad «que nos manden ingenieros agrónomos, tractores, desbrozadoras y herramientas para arreglar el crimen que el BBVA está cometiendo en esas 75 hectáreas de tierra, lo demás nos sobra». La denuncia interpuesta será recurrida, y para ello lanzan una campaña contra el BBVA vista su nula disposición de sentarse a hablar y darle una salida razonable a todo esto.