Publicidad

JAÉN-. El PSOE ha apelado hoy a la responsabilidad social del Ayuntamiento para que el alcalde, Javier Márquez, no liquide el convenio de recogida de papel y cartón que gestiona Aprompsi. El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Jaén, Manolo Fernández, y la presidenta de la entidad, Ana Quílez, han mantenido hoy una reunión de urgencia tras el último pleno municipal. En él Márquez no despejó en absoluto el futuro del contrato de este servicio, cuya gestión se regirá ahora por el sistema de licitación en lugar de mantener el convenio que hasta el momento lo había ligado a Aprompsi y a la labor social de integración que desarrolla la asociación. “Sacar a concurso público el servicio y desgajarlo de la actual relación de carácter social con el Ayuntamiento es dejarlo en manos de los grades leones de la gestión de residuos como FCC, que no tendrían que garantizar el mantenimiento de los trabajadores, porque su criterio de gestión es mercantilista absolutamente”, dice. Fernández ha anunciado que los socialistas presentarán una moción en la que, con Aprompsi, pretende buscar el consenso de los grupos políticos para que el servicio se gestione como hasta el momento y la entidad pueda seguir encargándose de él.

“No nos vale el argumento económico y de rentabilidad del que habla el PP, porque aquí hay que actuar con un criterio de responsabilidad social, el de 17 trabajadores con discapacidad que se han encargado de la recogida del cartón y el papel de forma impecable durante muchos años y la gran labor social que Aprompsi realiza con ello. Si además añadimos a esto que la gestión con Aprompsi cuesta a cada jiennense 1,18 euros al año y la recogida de basura por FCC siete millones de más anuales por no tener contrato en vigor, el argumento económico no es válido. El alcalde debería pensar qué está haciendo al ratear este servicio a una entidad que en esto no tiene ánimo de lucro”, ha dicho. El portavoz ha recordado que en el caso de que FCC o cualquier otra empresa se quedase con el servicio y lo gestionase a través de Aprompsi “estaríamos ante una situación muy complicada, porque su interlocutor deja de ser el Ayuntamiento para pasar a ser una empresa privada que no da garantía alguna de que el empleo se conserve. Tampoco se mantendría la responsabilidad social del Ayuntamiento con las familias ni la calidad en la prestación del servicio”, dice.

Por su parte, la presidenta de Aprompsi, Ana María Quílez, ha lamentado que después de 24 años de trabajo bien hecho el Ayuntamiento intente dejar en la estacada a 17 personas con discapacidad intelectual y sus familias. “En esto Aprompsi no gana nada, simplemente quiere la garantía de que estas personas conserven su empleo; que el Ayuntamiento quiera hacerles esto por 1,18 euros al año por vecino que cuesta la gestión, cuando no se nos explican los costes de los recibos de recogida de basura que se nos pasan a cobro es muy triste”. Quílez ha asegurado que Aprompsi cuenta con un gran apoyo social. “Sin saber lo que cuesta al Ayuntamiento la gestión de la recogida del cartón y el papel, la gente nos ha parado por la calle para interesarse por esta situación; les preocupa el futuro de los trabajadores y no entienden lo que está pasando y nosotros vamos a movilizar a la opinión pública porque no tenemos problemas en contar lo que ocurre”. La presidenta, que ha ratificado que tampoco hay noticias del pago de la deuda que el PP en el Ayuntamiento tiene con Aprompsi por más de un millón de euros, ha señalado que la entidad ha intentado incluso ceder los medios a cambio de que el Ayuntamiento asumiese a los trabajadores. De hecho, se ha ofrecido su cesión al Centro Especial de Empleo, una entidad cuya andadura comenzó de la mano de Aprompsi. El Ayuntamiento se ha cerrado a esta posibilidad.