Publicidad

JAÉN-. El centro de salud de ‘San Felipe’ ha impartido talleres sobre primeros auxilios a los alumnos y padres del colegio público ‘Martín Noguera’ de la capital jiennense, para que sepan cómo atender lo antes posible a una persona que sufra una parada cardiorrespiratoria repentina, sobre todo si le ocurre en el propio centro a un alumno o un compañero.  El coordinador del servicio de Urgencias del Distrito Sanitario Jaén-Jaén Sur, Esteban Castro, ha enseñado en estos cursos las pautas a seguir para aplicar las técnicas básicas de reanimación cardiopulmonar, como son hacer el boca a boca, colocar a los afectados en posición lateral de seguridad o detectar si tienen pulso y respiran.

Esta actividad formativa, llevada a cabo a petición del centro de enseñanza dentro de su programa ‘Forma Joven’, ha incluido también clases prácticas sobre su teoría y otras situaciones simuladas de emergencia, como la de un atragantamiento, los movimientos y posiciones adecuadas para realizar una reanimación cardiopulmonar o la colocación mejor de los pacientes para ser atendidos en principio. Cada uno de estos talleres han constado de una sesión de alrededor de una hora de duración, que han contado con 20 asistentes. La secuencia de actuaciones que determinan un aumento de la supervivencia tras sufrir una parada cardiorrespiratoria viene descrita en lo que se denomina la ‘Cadena de Supervivencia’, que comienza con la rápida actuación de las personas que presencian la situación y una llamada inmediata al 061, que es teléfono del servicio de emergencias sanitarias, para que la ayuda de los expertos pueda llegar en el menor tiempo posible.

Es necesario quienes se encuentren junto al paciente puedan iniciar con la mayor rapidez posible las maniobras de reanimación cardiopulmonar básica, hasta que llegue el equipo sanitario para prestar asistencia avanzada y realice el traslado al centro hospitalario más cercano.  Las posibilidades de supervivencia del paciente se incrementan si se puede aplicar desfibrilación precoz, que es el tratamiento eléctrico de la arritmia que ha producido la parada, en el caso de disponer de este sistema.  Dado que la mayoría de las paradas cardiorrespiratorias ocurren en el domicilio y espacios públicos, y además son presenciadas por un testigo hasta en el 60% de las ocasiones, se hace imprescindible establecer una estrategia de formación en maniobras de reanimación cardiopulmonar básica para asegurar los dos primeros eslabones de esta ‘cadena’ y, por tanto, aumentar las posibilidades de supervivencia de los que han sufrido una parada cardiorrespiratoria gracias al entrenamiento del personal no sanitario en el manejo inicial de estas situaciones.