Publicidad

JAÉN-. El Grupo de Espeleología de Villacarrillo (G.E.V.) sigue aportando importantes descubrimientos en el medio subterráneo jiennense y andaluz, tanto es así que ha vuelto a descubrir dos nuevas especies para la ciencia de arácnidos, en este caso han sido pseudoescorpiones. Este descubrimiento ha aparecido una monografía publicada en una de las revistas más importantes de taxonomía zoológica del mundo, ZOOTAXA, de Nueva Zelanda. Este trabajo ha sido publicado por el espeleólogo, bioespeleólogo y especialista Juan Antonio Zaragoza, perteneciente a la Universidad de Alicante, y se ha titulado “Revision of the Ephippiochthonius complex in the Iberian Peninsula, Balearic Islands and Macaronesia, with proposed changes to the status of the Chthonius subgenera (Pseudoscorpiones, Chthoniidae)”. En este importantísimo trabajo se han descrito 35 especies nuevas para la ciencia, se han elevado 3 subgéneros a géneros y se han descrito dos nuevos géneros, la mayoría de ellos en del medio hipogeo (medio subterráneo) de la Península Ibérica. De esas 35 especies nuevas, el G.E.V. ha aportado material para la descripción de 3, dos han sido de Jaén y una de Málaga. En este caso, a través del material del G.E.V., se ha podido llevar a cabo parte de este trabajo, donde se han descrito 3 especies nuevas para la ciencia:

  • Ephippiochthonius andalucia Zaragoza, 2017, descrito de la Cueva de la Fuente del Tejo (Villacarrillo) y dedicado a la comunidad autónoma de Andalucía.
  • Occidenchthonius mateui Zaragoza, 2017, descrito de la Sima de la Fractura II (Hornos) y dedicado al pionero de la bioespeleología en Jaén, el Dr. Joaquín Mateu.
  • Occidenchthonius felgueraorum Zaragoza, 2017, descrito de una cueva de Antequera (Málaga) capturado por el G.E.V. y dedicado a la familia Felguera, espeleólogos malagueños.

El presidente del Grupo de Espeleología de Villacarrillo y bioespeleólogo reconocido, Toni Pérez, explica: “Gracias a nuestro amigo Juan Antonio Zaragoza, que es uno de los especialistas en pseudoescorpiones más importantes del Mundo, hemos podido llegar a conocer mucho más la riqueza subterránea que tenemos en Jaén y en Andalucía; sin sus aportaciones científicas no sabríamos mucho de los pseudoescorpiones cavernícolas españoles y portugueses”. Las cavidades de Jaén donde se han descrito las nuevas especies se ubican en el interior del Parque Natural y Reserva de la Biosfera de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, concretamente en dos términos municipales bastante explorados por este grupo de investigadores villacarrillenses. Concretamente la Sima de la Fractura II está en el término de Hornos, y se trata de una pequeña sima con una riqueza en biología subterránea considerable. La Cueva de la Fuente del Tejo se encuentra en el término de Villacarrillo, y es una cavidad casi totalmente horizontal y de pequeño tamaño, no es tan rica en biodiversidad, pero está ubicada en uno de los lugares más bellos de la Sierra de Las Villas.

El Grupo de Espeleología de Villacarrillo (G.E.V.) ha descubierto más de 60 especies nuevas para la ciencia desde que comenzara a realizar estos estudios subterráneos en el sur peninsular, aunque tan sólo 35 han sido publicadas en revistas científicas y las demás están en proceso. De esas especies publicadas, 13 son nuevas especies de pseudoescorpiones, un tercio de sus descubrimientos. Toni Pérez comenta que “conocer, inventariar y catalogar la biodiversidad del medio subterráneo potencia el poder conservar espacios tan frágiles como las cuevas y simas, porque en la actualidad existe mucho espeleoturismo que se dedica a visitar cavidades, e incluso profanos en la materia se incursan en el medio subterráneo con antorchas, piñas quemadas y linternas, lo que hace que esa biodiversidad vaya desapareciendo. Estamos intentando hacer un inventario de cavidades en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas para que se protejan, se cierren a profanos de la investigación subterránea o se regule su acceso de visitas”. Durante los 38 años de existencia de esta asociación espeleológica, se han realizado multitud de trabajos de limpieza y conservación de cavidades, complementando su estudio con el inventario de la fauna y flora cavernícola.