Publicidad

JAÉN-. El PSOE reclama al alcalde, Javier Márquez, que impulse la auditoría a la empresa concesionaria del servicio de Transporte Urbano (Castillo) como garantía de control de la subvención pública que recibe y de viabilidad de proyectos como el piloto de implantación del billete de transbordo. La concejala socialista en el Ayuntamiento de Jaén, Matilde Cruz, recuerda que el PP tiene pendiente la realización de esta auditoría desde el pasado mes de octubre, cuando el pleno por unanimidad de los 27 concejales, dio luz verde a este control. “Para poner en marcha la experiencia piloto del billete de transbordo en el barrio del Bulevar la empresa tiene que presentar unas cuentas al Ayuntamiento sobre el coste que esto supondría inicialmente para este barrio y después su aplicación progresiva para todas las líneas de la capital. Esas cuentas no pueden ser bajo ningún concepto las que eche la empresa con sus datos propios, de ahí la importancia de que haya una auditoría pública para que sepamos cuál es el estado de la concesión evaluado por una autoridad como la Intervención Municipal”, dice. Del mismo modo, Cruz recuerda que el Ayuntamiento eleva en estos días al Ministerio de Fomento la petición de subvención para el transporte público de la ciudad, una cantidad que ronda el millón de euros entre las dos administraciones que se calcula en función de los datos de uso de tarjetas bonificadas que la empresa traslada al PP, una bonificación al viajero que el Ayuntamiento asume con esta subvención que se paga a la concesionaria. “No se ha puesto en marcha el sistema informático municipal que evaluaría cuántos de los viajes realizados por los vecinos de Jaén se han hecho con tarjeta bonificada y cuántos con tique ordinario para que en función de eso se otorgue la subvención. El cálculo se hace sobre las cifras que presenta Castillo al Ayuntamiento y este envía al Ministerio. El software se diseñó durante el mandato del PSOE y el PP nunca lo activó cuando llegó al Consistorio en 2011”, recuerda la concejala. “No se entiende esta connivencia del PP con Castillo, porque aceptar como dogma de fe unas cuentas cuando se puede contar con sistemas para su control no es de recibo”, sostiene. “¿A qué dedica el tiempo el señor alcalde que no está en las necesidades de la ciudad?”.

La edil señala que un ejemplo más de esta laxitud del gobierno de Márquez con la concesionaria del transporte urbano “probablemente por la que más quejas recibe de los vecinos” se refleja en que desde el pasado mes de noviembre no se convoca la Comisión de Transparencia y Control de Concesionarias “porque tocaba evaluar a Castillo y qué vamos a evaluar cuando hay pendiente una auditoría municipal que no se cumple”. Hay que recordar que el PP blindó la concesión a Castillo por 30 años, una de las más largas que jamás ha aprobado el Consistorio. Del mismo modo Matilde Cruz dice que otra de las grandes multinacionales cuyo control a través de esta comisión “ha frenado” el PP es FCC, que este mes precisamente cumple cinco años gestionando sin contrato el servicio que más cuesta a la ciudad, el de limpieza viaria y recogida de residuos.