Publicidad

JAÉN.- La Guardia Civil, a través de su grupo de investigación y análisis de tráfico en Jaén, en colaboración con la Jefatura Provincial de Tráfico y las distintas Estaciones de Inspección Técnica de Vehículos de la provincia, ha puesto en marcha un Plan para evitar la manipulación de los kilómetros totales de vehículos, que están destinados a la venta de ocasión. En diferentes intervenciones, en muchos casos motivados por denuncias, se está detectando un incremento de manipulación en los odómetros o cuentakilómetros de los vehículos destinados a su venta, tanto por profesionales como por particulares. La referida manipulación afecta a los vehículos de cualquier categoría; turismos, motocicletas, vehículos comerciales e industriales, de alta gama o utilitarios. La manipulación consiste en la modificación a la baja del número de kilómetros registrados, aumentando de esta forma el valor de venta del vehículo. Lo que supone una estafa a los compradores.

En ocasiones, los vendedores para realizar el referido fraude, manipulan los datos del odómetro del vehículo, dejando los kilómetros registrados a gusto del vendedor, dándose casos en los que se han rebajado hasta 450.000 los kilómetros reales, con el consiguiente perjuicio económico para el comprador, al aumentar fraudulentamente el valor de venta. La Guardia Civil y la Jefatura Provincial de Tráfico indican unos consejos que se deberían tener en cuenta para la comprobación de la posible manipulación de los kilómetros, en caso de estar interesados en adquirir un vehículo de ocasión. El comprador, antes de adquirir un vehículo, debe comparar los kilómetros que en ese momento marca el vehículo con los que constan en el Registro General de vehículos de la Dirección General de Tráfico, solicitando ante la Jefatura Provincial de Tráfico una Nota Simple, donde previa solicitud, haciendo constar la matrícula y previo pago de 8,30 euros de tasas, se le informa de los kilómetros que tenía el vehículo en la última inspección técnica que pasó, además de si el mismo, tiene alguna otra anotación en contra.

Además, la Guardia Civil, considera muy importante pedir siempre un contrato de compra-venta al vendedor donde consten los kilómetros con los que se entrega el vehículo al comprador y donde no conste ninguna diligencia que pueda eximir al vendedor, en caso de que no coincidan los kilómetros reales con los que marca el vehículo en el momento de la venta. En los vehículos en venta que todavía no han pasado ninguna inspección técnica, normalmente en los turismos antes de los 4 años de antigüedad, no existe ningún registro oficial al respecto, tanto en las Estaciones I.T.V. como en las Jefaturas Provinciales de Tráfico, siendo este tipo vehículos, con menos de 4 años de antigüedad, los más difíciles en detectar el fraude y los más buscados para realizar la manipulación de los kilómetros. Si bien, se puede recurrir a pedir al vendedor antes de comprarlo, una relación pormenorizada de las inspecciones oficiales que ha pasado en la casa comercial de la marca, en estas inspecciones se anotan habitualmente los kilómetros que marca en la fecha que entró en el taller para revisión, avería, etc.

Es importante comprobar el número de bastidor troquelado, que en cada vehículo figura en un lugar distinto y asegurarse de que coincide con el que consta en la documentación del vehículo, ficha técnica o permiso de circulación, así como que ninguno de los números troquelados presenta tachaduras, enmiendas o alguna otra irregularidad, ya que en ese caso, pudiera existir una manipulación del número de bastidor, lo que supondría un delito de falsedad, pudiendo encubrir manipulación por robo del vehículo, irregularidad, que en su momento será detectada sin ninguna duda por la Estación I.T.V. correspondiente y originará un problema al propietario del vehículo, denegándose por este motivo la inspección favorable y debiendo dar cuenta ante los Juzgados del motivo de la citada manipulación. Si en alguna ocasión somos objeto de un fraude de este tipo, no hay que dudar en presentar la correspondiente denuncia, que dará origen a diligencias por un supuesto delito de Estafa.