Publicidad

JAÉN.- La polivalencia que atesora le está permitiendo actuar de centrocampista y como defensa central, convirtiéndose en uno de los jugadores más importantes dentro del esquema del equipo jiennense. Cifu reconocía esta mañana en rueda de prensa que tras la derrota del pasado domingo “la plantilla tiene ánimo para luchar hasta el final por sacar esto adelante. No por estar en descenso vamos a bajar los brazos. Es verdad que la situación es dura. La plantilla se fue muy dolida el domingo y hoy ya toca cambiar el chip y pensar en el Lorca”.  La dinámica de resultados no es la deseada por los integrantes del vestuario blanco y así lo manifestaba Cifu: “Tenemos una losa y todo va sumando. En lugar de quitarle, vamos echándole un poco de cada lado. El otro día fue un partido igualado, con el cero a cero das un palo y no entra. Ellos no tuvieron muchas ocasiones pero al final el partido se decanta a favor del rival. Nos está costando hacer gol y cuando competimos de tú a tú los pequeños detalles terminan cayendo del lado del otro equipo. Tenemos que luchar cada partido hasta el final. Con trabajo y esfuerzo al máximo, y con una pizca de suerte, buscar sumar tres puntos que tanta falta nos hacen”.

El futbolista murciano asegura que para revertir la actual situación del Real Jaén “la única fórmula que conozco es dar el máximo. Esforzarnos al máximo para dar todo lo que podamos y lo mejor que podamos. Después esto no son matemáticas, podemos poner todo lo que tenemos pero a veces hay detalles que te lastran. Hay que seguir sin bajar los brazos. Si los bajas entonces sí que estás muerto. Hay que seguir luchando incluso más que antes”.  El próximo sábado 4 de marzo tendrá lugar la marcha por la salvación del Real Jaén, promovida por la Federación de Peñas y la Mesa de la Afición, bajo el lema #SOSRealJaenCF. Acerca de esta movilización, Cifu agradece estas iniciativas porque “todo lo que sea para sumar y ayudar al Real Jaén es positivo. Se ha debatido por el día y la hora pero todo lo que sea ayudar al Real Jaén será positivo. Nosotros lo apoyamos pero seguimos teniendo el mismo problema. Las cosas pueden salir mejor o peor pero hay una vida aparte y sin liquidez no podemos tirar para adelante”.

El de Calasparra ha querido eludir polémicas afirmando que “estoy con mi entrenador y lo voy a defender al igual que a cualquier otro compañero o empleado del club. Es un profesional que hace su trabajo estupendamente y a lo mejor las cosas no le están saliendo, igual que no nos están saliendo a nosotros, pero estamos a muerte con él. Sabemos cómo es el fútbol”.  Una vez que restan once jornadas para concluir el torneo liguero, Cifu asegura que “todos los partidos van a ser muy duros y competidos. Todos los equipos están peleando por sus objetivos. Da igual el rival que tengas enfrente, hay que sumar de tres en tres. Ahora mismo está todo que cualquiera puede ganar a cualquiera”.

Cuestionado por el apartado extradeportivo, el jugador blanco subraya que “el vestuario a nivel institucional está al margen porque no sabemos cómo está la situación. Pasan los días, las semanas e incluso los meses y no pasa nada. Tenemos desconfianza porque se oyen muchas cosas y no sabemos si es verdad o es mentira. Los tiempos están ahí y cuando hicimos el comunicado, el presidente nos dijo que a finales de febrero estaría todo solucionado. Otra vez más, ha demostrado que todo era mentira”.  Al respecto de la situación de impagos que sufren plantilla y empleados, Cifu ha explicado que “los jugadores no queremos denunciar al Real Jaén, el caso es que es un ámbito generalizado entre la plantilla. Tanto jugadores como empleados del club. Los jugadores nos podemos acoger a la ayuda que nos ofrece AFE, y la única manera de acogerse a esa ayuda es denunciando al club. Se ha dado margen y tiempo y no tenemos otro remedio que seguir viviendo y aferrarnos a esta ayuda. No tenemos otra vía. De momento aún no se ha hecho. Lo hablaremos en el vestuario y tomaremos una decisión entre todos. Estamos en una situación muy difícil, en lo deportivo las cosas no nos están yendo como hubiéramos querido. Se suma todo lo extradeportivo, pasan los días y hay que afrontar los pagos, en casa preguntan por el dinero. Hoy en día no se ganan grandes cantidades y la gente no tiene grandes ahorros para pagar hipotecas, alquileres y poder comer”.