Publicidad

Real Jaén (0).- Felipe Ramos, David Ordóñez, Nando, Mario Ramón, Diego Bardanca, Óscar Quesada (Vitu, min.71), Rafa Mella (Trujillo, min.71), Cifu, Fede (Joserra, min.81), Sergio Molina y Santi Villa.

Mérida AD (1).- Bernabéu, Álex Díez, Migue Marín, Ayoze, Paco Aguza, Pardo, Yacine (Diego Cascón, min.70), Romero, Hugo Díaz (Hugo Díaz, min.82), Óscar Rico y Carlos Roa (Hugo Rodríguez, min.49).

Goles.- 0-1, Hugo Díaz (min.63)

Árbitro.- Escudero Marín (C.Castellano-Manchego).

Por parte del Real Jaén CF, cartulina amarilla para Cifu (min.47). En el Mérida AD, tarjeta amarilla para Hugo Díaz (min.32), Migue Marín (min.39), Hugo Rodríguez (min.79), Diego Cascón (min.90+).

Incidencias.- Partido correspondiente a la vigésimo séptima jornada del Grupo IV de Segunda B entre Real Jaén CF y Mérida AD en el Nuevo Estadio de La Victoria.

JAÉN.- El Real Jaén cae a puestos de descenso tras consumarse la derrota frente al Mérida AD. Un solitario gol del ex jugador blanco, Hugo Díaz, en la segunda parte daba los tres puntos al cuadro emeritense en un encuentro en el que cada equipo dominó una parte. Los blancos tuvieron opciones en un primer tiempo en el que lograron imponerse a su adversario pero faltó acierto en la definición de las ocasiones. Por su parte, el Mérida, mejor plantado en la segunda parte, aprovechó su oportunidad más clara para sumar una victoria en el feudo jiennense.  A las bajas por sanción de Adri y Carmona se sumaron las ausencias de Aguado, con un derrame en el ojo derecho tras un balonazo en el entrenamiento del pasado jueves, y Víctor Andrés, que no pudo superar sus molestias para formar parte de la convocatoria. De esta forma, el Real Jaén volvía a formar con el mismo once inicial con el que se enfrentaba el pasado domingo a La Roda CF.

El encuentro comenzó con el típico tanteo entre los dos conjuntos en los primeros minutos del duelo. Una toma de contacto que se rompió con el primer acercamiento del cuadro jiennense. La combinación por banda izquierda llevaba el balón hasta Santi Villa que forzó un saque de esquina en un centro peligroso. En el lanzamiento del córner llegó una doble ocasión para los blancos. Primero Óscar Quesada enviaba un certero cabezazo directamente al larguero. En el rechace posterior, Sergio Molina recogía la pelota y con un potente derechazo mandaba el balón rozando el palo izquierdo de la meta emeritense.  El Mérida, bien plantado sobre el terreno de juego, basó sus opciones de ataque en las llegadas de sus arietes, Hugo Díaz y Yacine. Precisamente este último fue el primero futbolista romano que intentó buscar la portería de Felipe Ramos aunque Mario Ramón lograba taponar su intento de disparo desviando la pelota a córner. Sería minutos más tarde cuando el conjunto que dirige Eloy Jiménez disfrutaría de su mejor ocasión. Hugo Díaz ganaba un balón largo en una rápida acción que el delantero cordobés finalizó con un disparo que obligó a Felipe a emplearse a fondo para desviar la pelota a córner.

En la reanudación, volvía el Real Jaén a ser el primero de los dos equipos en probar fortuna contra meta rival. Santi Villa lanzaba ligeramente desviado en el saque de una falta cerca de la frontal del área. Minutos después era Sergio Molina quien lo intentó con una volea desde fuera del área aunque su disparo salía demasiado alto. Finalmente sería el Mérida quien se adelantaría en el marcador. Hugo Rodríguez colocaba un servicio a la espalda de la zaga jiennense y allí aparecía Hugo Díaz para batir a Felipe Ramos con un potente disparo con la izquierda desde el interior del área.  El gol no redujo los ánimos del equipo jiennense, que apenas unos minutos después tenía la opción de lograr la igualada en una jugada a balón parado. Sergio Molina servía un balón medido para el remate de Óscar Quesada, que con un gran cabezazo obligó a Bernabéu a sacar el balón justo en la línea de gol. Trujillo y Vitu se incorporaron al terreno de juego en el ecuador de la segunda mitad para logra mayor presencia ofensiva.  Óscar Rico pudo ampliar la ventaja del cuadro emeritense con un lanzamiento de falta directa que Felipe Ramos se encargó de desviar a saque de esquina. Posteriormente fue David Álvarez quien tuvo en sus botas una nueva opción tras un pase de Diego Cascón. El futbolista romano estrellaba su disparo en el cuerpo de Felipe Ramos, que rápidamente avanzó para taponar el lanzamiento e impedir el gol.