Publicidad

JAÉN.-  La vida de J.L.V. es una mentira detrás de otra. Por lo menos en lo que a trabajo se refiere. Porque falsificar títulos ha sido el pan nuestro de cada día para esta hombre de 33 años. Hace un mes fue detenido por hacerse pasar por fisioterapeuta sin tener no sólo un título, sino varios que hacía parecerle el gran maestro de esta profesión. Cuando lo estudios que tiene acreditado son de secundaria.  Así trabajo durante varios meses en una clínica fisioterapeuta. Hasta que quiso cambiar de clínica y se descubrió el «pastel» al cotejar los documentos que presentó con los de la Universidad de Jaén. Puesto en la calle, empezó a trabajar en una UVI móvil, pero, está vez, como médico. Ayer fue detenido, por esta situación. y hoy el Juzgado de Instrucción número 2 de Jaén lo ha puesto, de nuevo, en libertad. No es la primera vez que esto sucede pues ya tiene abierta una causa en uno de los juzgados de Córdoba por intrusismo profesional. Ahora está imputado por delito de intrusismo, falsedad documental y estafa en grado de tentativa. Por su reincidencia, se le ha impuesto la medida cautelar de comparecer todos los lunes en el juzgado. Además se remitirá oficio a los consejos generales de Médicos, Fisioterapeutas y Enfermería para advertir del caso y hacer un seguimiento del mismo.  Ahora habrá que ver si las dos causas de fisioterapeuta y médico se refunden o si se mantienen por separado.