Publicidad

JAÉN.- La comisión técnica que está diseñando la candidatura para conseguir la declaración de los Paisajes del Olivar de Andalucía como Patrimonio Mundial ha mantenido una nueva reunión en la que ha comenzado a trabajar en la recopilación de todos aquellos elementos culturales que respalden la aspiración de alcanzar este reconocimiento que concede la UNESCO. La vicepresidenta primera de la Diputación y diputada de Economía, Hacienda y Asistencia a Municipios, Pilar Parra, ha participado en este encuentro en el que también han estado representadas el resto de diputaciones cuyos territorios están incluidos en esta propuesta, en concreto Cádiz, Granada, Córdoba, Sevilla y Málaga, además de Jaén. “Lo que pretendíamos con esta reunión era seguir trabajando en la elaboración de este expediente –explica Pilar Parra–, porque no podemos olvidar que 2017 va a ser un año de trabajo intenso, ya que es el año en el que tenemos que preparar todo el expediente, dado que 2018 y 2019 se dedicarán a trámites que se harán desde el propio Ministerio o desde la UNESCO para determinar si finalmente esta candidatura es aprobada”. Por ello, en este encuentro lo que se ha puesto de manifiesto es que “ahora es el momento de recopilar una parte importante de ese expediente, el inventario del patrimonio cultural de los Paisajes del Olivar en Andalucía”, según precisa la vicepresidenta primera de la Diputación.

En concreto, lo que se pretende es realizar “una relación, una descripción y referenciación lo más completa posible de los elementos culturales que forman parte de los Paisajes del Olivar en Andalucía”, y para ello, como avanza Parra, “necesitamos que cada una de las diputaciones, como conocedoras de su territorio, hagan de intermediarias para recoger información y obtener la mayor documentación gráfica, fotografías, bibliografía, documentos, cartografía, también oral, registros sonoros, de cada uno de los elementos que se tienen que analizar”. “Este es un trabajo muy complejo y tenemos que demostrar finalmente que estos paisajes del olivar cumplen el requisito, que es esencial para la UNESCO, de que estamos hablando de un valor universal excepcional”, destaca la responsable de la Diputación jiennense. Para lograr esto se requiere, en opinión de Pilar Parra, “muchísima información en torno a aspectos históricos del olivar de todas estas provincias que forman parte de la delimitación del paisaje del olivar”. El objetivo es conocer el inventario del patrimonio material oleícola, en el que se engloban la arquitectura productiva, edificios, inmuebles y zonas emblemáticas, almazaras, museos, yacimientos arqueológicos, de zonas con especiales valores paisajísticos y olivos centenarios, entre otros.

Igualmente, se trata también de inventariar el patrimonio oleícola inmaterial, en este caso el acervo culinario y recetario, aliños y guisos de aceituna, la medicina natural y los remedios populares, la cultura oral, el refranero, los poemas, las leyendas, los dichos y juegos o los saberes relacionados con labores y procesos del trabajo. Por último, también es necesario recopilar de todas estas provincias si existen rutas o programas de oleoturismo, centros de interpretación de la cultura del olivo, los programas de fomento de la cultura olivarera o las páginas webs de contenido oleícola. En definitiva, como concluye Pilar Parra, “es un trabajo ingente que requiere esa intermediación de las diputaciones provinciales de manera que se acerquen a los municipios, a las asociaciones para el desarrollo rural y a aquellas personas que pueden ofrecer información sobre todos y cada uno de estos apartados, y para ello solo hay 3 meses”, de ahí que 2017 vaya a ser “un año muy intenso de trabajo, porque hay que ensamblar toda esta información y seguir todo el formulario que se marca en estas candidaturas, y por ello tenemos que trabajar de una manera coordinada las distintas administraciones y diputaciones, que por su cercanía al territorio y su conocimiento del mismo van a realizar un trabajo básico y fundamental”.