Publicidad


JAÉN.- No es una historia nueva ya que se vuelve a repetir. A principios de año se detenía a un hombre de 55 años por volcar los maceteros de la plaza de San Ildefonso. Un viejo conocido de la policía que mostraba así su repulsa porque solía dormir, con una tienda de campaña, en la zona y, parece ser que ahora le molestaban las plantas y lo hizo como venganza. Un incidente que se repetía esta pasada madrugada cuando el mobiliario urbano„ situado en el lateral de la iglesia de San Ildefonso, aparecían de nuevo volcado. Un acto vandálico calcado al ocurrido el pasado 5 de enero. En aquella ocasión se pilló in fraganti al causante de estos destrozos pero esta vez le tocará a la policía indagar quién ha sido el sinvergüenza. Estos maceteros semiesféricos de hierro fundido y con ornamento vegetal aparecían tirados en una de las fotos de la cuenta de Twitter de @JaenSquare,  donde alertaba de la repetición de esta situación.