Publicidad


JAÉN.- Indignación es la palabra que más se repetía en el barrio de San Ildefonso la mañana del 1 de enero. Un comienzo de año que comenzaba con el enfado de vecinos y turistas que se acercaban a ver una de las zonas más emblemáticas de la ciudad, como es la parte antigua de esta zona y la iglesia que lleva el nombre de esta zona. Y es que era imposible pasear por la zona sin sorprendentes por los destrozos provocados y el olor que emanaba de cada una de las esquinas de las calles colindantes al templo menor de la capital. Una cita que se fue de las manos. Las bolsas de basura, en la madrugada del primer día del año, los maceteros destrozados por los vándalos y los orines es el resumen de una noche que se fue de las manos sin que nadie impidiera semejante fiesta en pleno centro de la ciudad.  Las redes sociales, también, fueron epicentro de las criticas ante este tipo de citas criticando la actuación de la policía municipal y del ayuntamiento que no hicieron nada para prohibir esta concentración.

 

bannner-completo-ortopedia-lopez