Publicidad


JAÉN.- El Jaén Rugby ha sumado, este fin de semana, una importante victoria en Teatinos (10 – 24) en el campo del Club de Rugby Málaga. El encuentro correspondía al partido atrasado de la segunda jornada y tras su disputa, todos los equipos del grupo oriental han disputado el mismo número de encuentros. El triunfo, que significa el tercero consecutivo del Jaén Rugby y ante un rival que había sido la bestia negra de los jienenses en los últimos años, coloca a los de Jaén como líderes del grupo oriental empatados a puntos con el CD Universidad de Granada. Esta victoria da aún más ánimo y moral para optar al objetivo del ascenso. Jaén se presentó en la capital de la Costa del Sol con todos sus efectivos, todos los jugadores que formaron parte de la convocatoria viajaron convencidos de que no se podían venir de vacío y convencidos de que iban a un partido en el que lo tenían que dar todo.

Al contrario que en los dos partidos anteriores, los malagueños eran los que tenían la etiqueta de favoritos a tenor de los resultados de las últimas campañas, pero la concentración en la cara de todos los jugadores jiennenses, latente en los minutos previos al partido, hacía presagiar que el enfrentamiento con un rival directo por el ascenso se decidiría en el campo y no con las estadísticas. Ambos equipos salieron muy serios en defensa con lo que los continuos placajes así como algunos pequeños fallos en la transmisión del balón propiciaban una alternancia constante de la posesión del oval.

Podía haber sido cualquiera de los dos equipos pero fue Málaga quien inaugurara el marcador después de sacar un golpe de castigo centrado y a escasos cinco metros de la zona de marca jiennense. Un error de colocación defensiva hizo que los jiennenses concentraran demasiados jugadores en frente del punto desde el que los malagueños iban a salir jugando a la mano y descuidaran el lado abierto derecho y con una rápida transmisión del balón a ese hueco les hacía conseguir su primer ensayo que posteriormente sería transformado a tan solo cinco minutos del final de la primera parte (7-0).

Poco tardó en reaccionar Jaén Rugby, cuando a un minuto de final , Miguel Ortiz, posaba el oval tras la línea de ensayo, y Jesús Niño transformaba a palos, quedando empate en el descanso (7 – 7). Era evidente que a la reanudación, el partido estaba abierto y los jienenses siguieron con su presión defensiva y haciendo gala de una gran forma física hasta que, gracias a una genialidad de Jesús Niño, los de verde se adelantaban en el marcador (7 – 14). Málaga sólo puedo recortar tímidamente distancias tras un puntapié de castigo (10 – 14) que les cercaba a cuatro puntos de los jiennenses.

Ninguno de los dos equipo bajo los brazos, y aunque Jaén Rugby volviese a poner distancia de por medio tras otro ensayo transformado por Jesús Niño (10-21) y un puntapié de castigo (10-24), nada estaba cerrado. Los malagueños acorralaron varias veces a los jienenses muy cerca de su zona de marca que los de Jaén defendieron como leones. Tanto esfuerzo tuvo su recompensa, y marcador finalmente no volvió a moverse y reflejó un 10-24 al final del encuentro. En resumen, un partido muy duro y de mucha intensidad, que deja la tabla más apretada y muchas expectativas para el partido de vuelta. El Jaén Rugby jugará su próximo partido de liga el domingo 5 de noviembre en el campo de rugby de las Lagunillas, Jaén.

bannner-completo-ortopedia-lopez