Publicidad

JAÉN.- La asociación Úbeda por la Cultura lleva ya recogidas en torno a 4.000 firmas destinadas a ayudar al Ayuntamiento ubetense en su compromiso de abanderar el traslado del Puente de Ariza, única obra de ingeniería civil de Andrés de Vandelvira que se encuentra sumergida bajo las aguas del pantano del Giribaile. A mitad de camino entre Linares y Úbeda, este puente, que data del siglo XVI, se sumió bajo las aguas del embalse del Giribaile en 1998 y solo sale a la luz cada vez que la sequía hace mella en el nivel de existencias.  Con estas firmas se quiere ayudar al Ayuntamiento a abanderar las gestiones hasta conseguir que se recupere esta obra declarada Bien de Interés Cultural que se está viendo seriamente afectada por los efectos del tiempo que lleva sumergida.

En su momento, en 1997, antes de que quedara sumergido por el pantano del Giribaile, se cifró el traslado del puente para su preservación en casi 800 millones de las antiguas pesetas. Ahora, casi dos décadas después, se calcula que su traslado podría costar unos seis millones de euros.  Para Úbeda por la Cultura, se trata de una cuestión de «voluntad política principalmente», ya que en pleno siglo XXI y con los adelantos técnicos que hay «no nos vamos a creer que el puente no se puede trasladar».   Además, Úbeda cuenta con el último maestro cantero formado en las técnicas que se utilizaban para trabajar la piedra en el siglo XVI, «toda una garantía» para llevar a cabo el traslado. «Tenemos que conseguir que de una vez por todas el futuro del puente de Ariza no vuelva a quedar sumergido por las aguas del pantano del Giribaile», ha dicho Cordero. Actualmente, el puente brilla con todo su esplendor en las colas del pantano del Giribaile.

banner-ortopedia-lopez-nuevo