Publicidad

JAÉN.- Un jiennense ha sido fugitivo durante varios días. Daniel Carpintero ha luchado contra viento y marea para no ser apresado. Detectives han utilizado todos los medios tecnológicos para darle caza. Este vecino de Pegalajar ha tenido que utilizar toda su intuición teniendo que convertirse, prácticamente, en un escapista. ¿Ha sido detenido? Bueno eso habrá que averiguarlo, a partir de hoy, y todos los viernes, a las 21.30 horas en el programa «La Huida», en canal #O de Movistar+.  Un reality donde se muestra que «estamos vendidos por la tecnología», señala a HoraJaén, este «jiennense» nacido en Madrid pero criado en Pegalajar, donde ha pasado casi 20 años de su vida.

«El objetivo es huir durante 28 días sin ser detenido por los detectives… pero es casi imposible con todas los materiales con los que cuenta actualmente. Estos cazadores trabajan como lo hace la policía. Y vamos dejando huellas a cada paso, con redes sociales, cuando entramos en una página de internet, con las tarjetas de crédito, las cámaras de tráfico, el teléfono… Aún con el móvil apagado sigue emitiendo señales. Las posibilidades de cazarnos son casi infinitas», resume Carpintero. Y no hay trampa ni cartón. Ni medias tintas. «Todo lo que se ve en el programa es así. Es como una serie documental completamente realista. Durante el programa me han pinchado redes sociales, cuentas bancarias, han registrado mi domicilios… Las investigaciones de la policía en la vida real son así. De montaje no tenía nada. He sido un auténtico fugitivo», resume. Un programa donde han participado 15 personas. En el país hay más de 3 millones de cámaras de video vigilancia que registran los  movimientos hasta setenta veces al día, se realizan más de 2.500 millones de transacciones con tarjeta de crédito al año, se habla a través de los más de 55 millones de teléfonos móviles y se mira el teléfono 150 veces al día… Cada 10 minutos, se deja un rastro.

  • Antes de hablar del programa en el que has participado, ¿qué recuerdos tienes de Jaén?
  • Bueno aquí he vivido casi toda mi vida. Aunque nací en Madrid, siendo pequeño nos trasladamos a Jimena con mi madre por motivos familiares y después a Pegalajar que es el que considero mi pueblo y tengo mis amigos. Luego estuve seis años en Jaén capital donde fundé Animandante, la primera asociación en gestión cultural de eventos y juegos, tras estudiar en el IES Jabalcuz, el ciclo formativo de Animador Sociocultural. Soy jiennense casi cien por cien. Después marché a Granada donde tengo la primera sala de escapismo de Andalucía.
  • ¿Cómo alguien decide participar en una aventura como esta?
  • Porque la idea es la propia aventura. Cuanta más experiencia tengas más podrás ver y valorar las cosas. Era algo que no se podía rechazar porque había una motivación tremenda. Es algo nuevo que me apetecía vivir. Yo he viajado por medio mundo y a una experiencia así no se puede negar uno. Como dice Manuchao el viajar es la universidad de la vida. Aunque no era un viaje intercontinental, las condiciones de moverte, estar solo, huir de los cazadores, descubrir pista… Era todo un reto. Cuando mas gente conozcas podrás ampliar la mente y ver las circunstancias.
  • ¿El haber viajado por gran parte del mundo te ha servido? 
  • Todo vale porque de todo se aprende. El hecho de haber viajado mucho me ha permitido ver otras formas, estilos  y capacidades de vida. Vivimos en una sociedad muy acomodada con todas las necesidades, disfrutamos de ocio y tiempo libre. Mucho más de lo que necesitamos. Haber conocido otros lugares y otras formas de vida me ha hecho consciente que se puede sobrevivir  sin movil, internet o medios digitales. Al fin y al cabo en eso consiste este reality.
  • ¿Vivir sin tecnología es vivir fuera de la sociedad?
  • No es estar fuera de la realidad sino vivir otra realidad. Nos creemos que nuestra vida diaria es la realidad común en todo el mundo. Lo tenemos todo hecho. Pensamos en nuestra propia comodidad y realmente no es necesario.
  • ¿Qué has aprendido del programa?
  • La Huída es un docu reality que saca a la luz que este sistema de sociedad digital es capaz de controlar y monitorizar a la población y es imposible evadirse de esta realiadad. Dejamos huellas con redes sociales, teléfonos móviles, emails… todo queda registrado. Es como un número, una referencia, de dónde estamos, dónde vamos, con quién hemos estado. «La Huída» es eso:  cómo salir del  sistema y se ve que no podemos escapar. Nos creemos que somos gente anónima y quienes gobiernan el sistema pueden saber todo de cualquiera. El sistema es así. Estamos dejando rastro de nuestras vidas. No somos conscientes ni tenemos cuidado de cerrar nuestra privacidad.

Dani Carpintero ocultando su identidad

  • Y, ¿cómo es huir 28 días?
  • Uff. Hay que prestar muchísima atención a todo. Puedes hacer un uso de contactos que te permita solucionar un problema pero a la noche siguiente estás en las mismas. Parece que es complicado escapar un día y no dejar huella 24 horas. Imagina 28 días completos. Es un juego mental y hay que estar muy despierto.
  • ¿Qué ha sido lo mejor?
  • Lo mejor es todo. La experiencia de la aventura. Vivir una situación así. Todos en algún momento nos hemos planteado si yo fuera fugitivo si me persiguieran, ¿cómo será mi vida?
  • Pero habrá situaciones malas, también…
  • De hecho lo peor ha sido la soledad. En el programa todos participaban en pareja. Yo he sido el único que me he enfrentado solo a esta aventura. Había momentos en los que necesitaba una conversación y apoyo y no lo tenía. No sólo por compartir tristezas e inquietudes, sino para ver puntos de vista diferente. Yendo en pareja siempre hay otro punto de vista, mejor o peor, acertado o erróneo, pero hay otra visión. Uno solo piensa que tiene la  verdad universal. Siempre pensaba que todo lo que estaba haciendo estaba bien. SI hubiera ido en pareja, me hubiesen podido dar otra manera de pensar con nuevas opciones. Ir solo también permite ocultara y borrar mejor las huellas. Una pareja abulta y ocupa más que uno solo.
  • ¿La policía es tan implacable como se ve en el programa?
  • Sí. Evidentemente. Soy una persona muy competitiva y me encanta picarme. El hecho de poder jugar al «pilla pilla» con los cazadores  y poder hacerlo legalmente era un placer. Pero ellos, además, de ser buenos, sobre todo, tienen  los medios que nosotros no. Juegan con ventaja por lo que es muy difícil superarlos.
  • ¿Pensaste en abandonar?
  • Sí claro, es algo normal que me ha pasado a mi pero que también le habrá pasado al resto. Me he visto en la tesitura de momentos desesperación, de no saber qué hacer.  A todo lo que hago le pongo muchísima atención pero no funciona y los cazadores están ahí, detrás. Es frustrante. Así que es habitual tener calentones. Luego lo piensas fríamente y sigues adelante.
  • ¿Cómo debe ser un fugitivo?
  • Me he reafirmado en lo que pensaba. Debe ser una persona muy atenta, capaz de anticipación a los sucesos e imprevistos, muy metódica, capaz de ver nuevas situaciones y plantear soluciones y problemas. Cuando eres fugitivo ves lo que tienes, pero los que llegan por detrás para cazarte tienen mentalidades diferentes y muchos medios y posibilidades. No se debe buscar solución para el problema que tienes justo delante sino distintas soluciones y variantes contra lo que tienes en las «narices» y más allá.
  • Según lo que has vivido ¿es difícil escapar?
  • No vale tener un buen botín, sino que hay que estas muy capacitado. No vale hago un pequeño hurto y echo a correr y me escondo. Si ese es el plan de huida vas a pasar largo tiempo en la sombra. Hay que planear y pensar y ser consciente. Si se piensa en apagar las luces y esconderte en tu casa te van a pillar.
  • ¿Volverías a participar?
  • Si claro repetiría las veces que fueran necesarias. Pero me gustaría vivirlo en pareja, durante más tiempo y ampliar los límites geográficos que esta vez eran solo dentro de la península. Sería interesante hacerlo como un fugitivo internacional. Mi huida ha sido bastante correcta. He cometido fallos y los cometeré en su futuro porque hay cosas que no podemos saber. Siempre se nos escapará algo. A grandes rasgos haría las cosas a mismo manera.

patrocinioOrttopediaLopez