Publicidad

JAÉN.- Tras el ataque del PP a la Junta de Andalucía por el cierre, aún, del spa del Albergue Juvenil, la administración regional contraataca y asegura que dos empresas optan a gestionar estas instalaciones que se encuentran cerradas desde finales de 2014, ya que los procedimientos impulsados antes para volver a adjudicar su explotación no tuvieron un resultado positivo. La coordinadora del Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ), Ana Morillo, ha destacado que no se ha dejado de trabajar para tratar de volver a ofrecer los servicios del spa. «En esta nueva licitación, sí se han recibido dos ofertas de empresas jiennenses y que en este momento el proceso sigue su curso con total normalidad», ha asegurado.

Junto a ello, ha considerado que «la licitación pública es la mejor forma de gestión» de este tipo de instalciones y se sigue adelante en esta línea, de modo que la intención de la Junta es continuar trabajando «y ponerlo a disposición de los ciudadanos lo antes posible, le pese a quien le pese». «El PP se ha lanzando a comentar algo que desconoce y que desconcoe porque no se ha preocupado de informarse de forma correcta. Es un nuevo despropósito del PP, que parece que se alegra de que algo en la Junta no vaya del todo bien», ha manifestado Morillo.

Miguel Contreras, diputado del PP,  ha señalado esta mañana que desde la Junta se alega que la gestión directa «conlleva un proceso burocrático lento», pero «podría agilizarse siempre y cuando el PSOE tenga voluntad para ello». «Hablamos de un servicio que incluso afecta a personas que tenían una recomendación médica y hacían uso diario del spa», ha comentado.  El spa del albergue juvenil de Jaén cerró a finales de 2014, cuando comenzaron las obras de mejora y mantenimiento coincidiendo con el vencimiento de la anterior adjudicataria y acabaron el pasado febrero. A partir de ahí, ese mismo mes, se abrió la licitación pública, pero finalizó el plazo para presentar ofertas y el 3 de marzo se declaró desierta por falta de licitadores.

Eso llevó a revisar los pliegos e iniciar «un nuevo concurso el 7 de abril con condiciones más favorables», de manera que se redujo el canon anual desde los 18.000 euros del primer concurso a 14.000 euros. Sin embargo, quedó también desierto porque hubo una firma interesada, pero entregó su oferta con falta de documentación y, además, fuera de plazo. Por ello, ya el 23 de abril se decidió abrir un procedimiento negociado, pero tampoco fue posible y, pasado el plazo, el 12 de mayo se declaró otra vez desierto.

patrocinioOrttopediaLopez