Publicidad

JAÉN.-  Un «juego mortal» que terminó en tragedia. Esta es una de las hipótesis de la muerte, del menor, que falleció, ahorcado, el pasado martes, en la calle Buenavista de Jaén, junto a la carretera de Cirvunvalación, según apunta en su edición de hoy Diario Jaén. Esta es la idea inicial tras los datos preliminares de la autopsia que le fue practicada al pequeño de nacionalidad rumana. Según el informe el pequeño murió por asfixia, producida por un cinturón que se enrolló alrededor del cuello, lo que hizo que se le obstruyera el riego sanguíneo hacia el cerebro. Según este medio, fuentes de la investigación barajan que el pequeño Tony se ató ese objeto a modo de juego, sin medir las peligrosas consecuencias que podía acarrearle «para experimentar, quién sabe si porque lo había visto en la tele o alguien se lo había dicho”.

Un suceso que ha llenado de consternación y horror a todos los vecinos de la zona, y, en general, a la ciudad ante un hecho tan terrible y dramático como este. Recordemos que todo se remonta al pasado martes, cuando el niño estaba jugando con unos amigos en la calle y entró en su domicilio. De allí, salió el padre con el pequeño en brazos, gritando, ya que el menor se encontraba inconsciente. Nadie sabe aún qué pasó en el interior. La llegada de los servicios de emergencias de nada sirvieron. No pudieron salvarle la vida y fallecía minutos después.  Un suceso que ya adelantó HoraJaén, sobre las once de la noche. Qué ocurrió entre que el pequeño entró en su casa y salió, entre gritos del padre, de momento nadie lo sabe. Habrá que esperar que concluya la investigación para conocer los últimos pasos del pequeño Tony.

patrocinioOrttopediaLopez