Publicidad

JAÉN.- Infinitas son las colas que se producen para ver salir a Nuestro Padres Jesús Nazareno de su Camarín el Viernes Santo. Infinitos son los sentimientos de los miles de jiennenses que cada Semana Santa se dan cita en las calles de Jaén para ver a su Abuelo, el de todos los jiennenses que le muestran devoción infinita. De todas las edades. Desde los más mayores a los más ancianos contemplan maravillados el Cristo y a su María Santísima de los Dolores. Cada metro que recorre provoca admiración. A su salida, en la Catedral o en el casco antiguo donde bajo los arcos deja estampas irrepetibles. Un estremecimiento en las caras de todos, los que en las aceras, disfrutan de las imágenes de una cofradía santo y seña de la Semana Santa jiennenses. Miles de nazarenos y devotos que siguen su caminar desde las tres de la madrugada hasta bien entrada la mañana. De hecho, seacaba de encerrar hace un rato, en una nueva noche que será recordada por todos los que han disfrutado de la majestuosidad de esta procesión en su estación de penitencia.

banner_cargadores_hora_jaen3