Publicidad

JAÉN.- Agentes de la Policía Nacional detuvieron en Úbeda a un corredor de seguros que había ideado un sistema, presuntamente, con el fin de quedarse con el dinero de las pólizas que sus clientes le abonaban aprovechándose de la confianza que habían depositado en él, sin embargo las pólizas no eran efectivas al no abonarlas a las compañías. Supuestamente utilizaba la ficha de sus clientes sin su consentimiento, falseando los datos de los mismos por los suyos y los de su correduría. Uno de los afectados, con total desconocimiento, había sido dado de alta en tres pólizas ficticias en un año.

Las investigaciones se iniciaron a raíz de una denuncia interpuesta por un afectado en el mes de julio del pasado año, en la que manifestaba que había solicitado la ayuda en carretera a su compañía de seguros tras sufrir una avería en carretera y que ésta le había manifestado que su póliza estaba anulada por falta de pago y que el último seguro que tuvo en vigor su vehículo fue perteneciente al ejercicio del año 2012, siendo informado que a finales de 2014 se había realizado en su vehículo una alta en la compañía, si bien se produjo la baja ese mismo día anulada por falta de pago. Los investigadores  comenzaron a realizar gestiones tendentes a verificar si pudiese ser un error administrativo o si por el contrario era una práctica habitual del denunciado, algo que se puso de manifiesto a medida que avanzaban las investigaciones temiéndose que hubiese más afectados al encontrarse, según todos los indicios, ante una estafa a gran escala. Por ello, los agentes solicitaron a la autoridad judicial el secreto de las actuaciones.

Con el fin de evitar que numerosas personas pudieran estar circulando con vehículos sin seguro, los investigadores recabaron información al grupo de estafas de la compañía de la que el denunciante creía ser cliente, sobre las pólizas realizadas por el ahora detenido o bien mediante un tercero, en las cuales apareciera la fecha y baja en el mismo día y que, en el momento de las investigaciones, carecían de seguro obligatorio. La compañía informó a los agentes que al arrestado se le habían retirado las claves para la realización de seguros por haber tenido diferentes problemas con él, pero que tenían conocimiento de que seguía realizando pólizas a través de un tercero que era una correduría de seguros de Córdoba.

Los investigadores fueron comprobando que la presunta estafa alcanzaba a numerosas personas con las que los agentes contactaron informándolas de su situación, quienes manifestaron a los agentes que al contratar o renovar la póliza de su seguro, entregaban en metálico y en mano, o bien mediante ingreso bancario el importe total al detenido, debido a la confianza y amistad que los perjudicados tenía en él, quien entregaba un recibo que les servía como justificante de tener el seguro en vigencia. Sin embargo, al no realizar el pago a las compañías, las pólizas causaban baja el mismo día del alta. Una de las víctimas se vio involucrada en un accidente y envuelto en un procedimiento judicial al no constar su seguro en vigor y tener que hacerse cargo de los daños ocasionados a un tercero, reclamándosele casi 10.000 euros que al no poder pagar, se vio involucrado en un proceso de embargo de su propio domicilio.

El detenido, presuntamente había ideado un complejo sistema con el fin de quedarse con el dinero que sus víctimas le abonaban por sus pólizas de seguro. Para ello supuestamente hacía uso de los datos personales de sus clientes sin su conocimiento ni consentimiento, falseando los datos de los mismos, cambiando su dirección real, números de teléfono y cuentas corrientes por los de su correduría e incluso por los suyos propios, presuntamente con el fin tener un beneficio económico sin reparar en los posibles daños y perjuicios que pudiera causarles ya que no abonaba el dinero a las compañías aseguradoras, impidiendo que dichas compañías pudieran comunicar al cliente el hecho de carecer de seguro, al remitir  los comunicados a la dirección del arrestado. Del mismo modo, los agentes comprobaron cómo se dio de alta en un mismo año hasta tres pólizas a nombre de la misma víctima en diferentes compañías sin que ésta tuviera conocimiento con el objeto de que, en el caso de que se consultara la matrícula por parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, ésta apareciera asegurada, aunque en realidad solo se trataba de un seguro “virtual” y temporal que para nada prestaba cobertura hasta no hacerse efectivo el cobro.

En el caso de que uno de sus clientes se viera afectado por un siniestro, presuntamente engañaba a las compañías al dar de alta, días anteriores al accidente, una póliza. Como dato curioso una de las víctimas contrató su póliza en el año 2010 abonando puntualmente sus recibos hasta la fecha, desconociendo hasta ser informado por los investigadores, que durante cinco años estaba circulando con su vehículo sin estar en posesión del seguro obligatorio. Una vez recopilada, estudiada y procesada toda la información, los agentes detuvieron al presunto autor de esta estafa múltiple, tanto a clientes como a las compañías aseguradoras, no dando por conclusas las investigaciones ya que se teme que el número de víctimas se aproxime a las cien. Las investigaciones están siendo llevadas a cabo por el Grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Úbeda.

patrocinioOrttopediaLopez