Publicidad

JAÉN.- No lo tenían claro y la Santa Cena se quedó dentro de su templo. La amenaza de lluvia no terminó de convencer a los miembros de la cofradía y decidieron quedarse y evitar un sofoco mayor a lo largo de la tarde. Aunque al final el tiempo respetó fue una decisión que todos aceptaron, aunque las caras de tristeza eran evidentes ante este nuevo revés. Habrá que esperar otro año para poder ver a los nazarenos de esta Hermandad disfrutar por las calles de Jaén.

banner_cargadores_hora_jaen