Publicidad

JAÉN.- Con puntualidad británica se pudo en marcha la primera de las procesiones de Semana Santa. A rebosar estaba la entrada de  San Roque para ver la salida de esta hermandad. Por la carrera pasaba, también, a su hora pero regresaba antes de tiempo, sin poder ver la Catedral ante la amenaza de lluvia. Una decisión adoptada para evitar tener que refugiarse en otro templo. Más corta que otros años, pero miles de jiennenses han podido disfrutar de esta procesión.

banner_cargadores_hora_jaen