Publicidad

JAÉN.- Ni un alfiler. De hecho, unas ochocientas personas se han quedado fuera al estar completo el aforo de la Catedral. Y todo por el concierto que el templo jiennense ha acogido para escuchar el Requiem (KV 626) de Wolfgang Amadeus Mozart, interpretado por la Orquesta Filarmónica de La Mancha y el Coro de la Ópera de Granada, una actividad organizada por la Universidad de Jaén (UJA) y el Cabildo Catedralicio. Esta actividad ha estado dirigida por Andrés Juncos, y ha contado con las voces de Irina Lévian, soprano; Inmaculada Sánchez, mezzosoprano; Román Barceló, tenor, y Francisco Crespo, bajo. El concierto que ha dado comienzo pocos minutos después de las 20 horas en la Catedral de Jaén, tenía entrada libre, hasta completar aforo, algo que ha ocurrido bastantes minutos antes del cierre de la puerta y que ha provocado que muchos jiennenses se queden con las ganas de ver este espectáculo. Las puertas definitivamente se cerraban a las 20.05 para disfrutar del espectáculo.

banner_cargadores_hora_jaen