Publicidad

JAÉN.- Nada como una tapa. Y las hay de todos los ‘sabores’. Desde los calamares al salmorejo, de la tradicional morcilla, al rico embutido. Tapas de lo más tradicionales, pero también de lo más innovadoras. El diario Huffington Post ha seleccionados 12 ciudades (por criterios de tradición, calidad, precio y variedad) donde el arte del tapeo tiene especial relevancia. Y entre esas doce ciudades Jaén es la cuarta preferida entre los votantes. Este es el podio de las cinco mejores ciudades.

1.-León. El tapeo, de calidad y también gratis con la bebida, y el encanto de su casco viejo, convierten a León en otra ciudad imprescindible para los amantes de la tapa. En este sentido, hay tres zonas que destacan del resto: el Barrio Húmedo, el Barrio Romántico y la zona de Eras de Renueva (al lado del Musac). Algunos bares imprescindibles son el Vía Principalis que alberga en su interior las ruinas romanas más importantes aparecidas en León en los últimos diez años, donde su tapa de calamares es de las mas reconocidas pese a la “juventud” del establecimiento, el  Miche, El Flechazo, La Bicha, El Garbanzo Negro, Taberna de Flandes (Romántico) o el Chorco (Eras).
Lo mejor: el precio y la variedad.
Un clásico: morcilla, tigres, patatas con pimentón, calamares, etc.

Los calamares y los garbanzos con callos tapas “estrella” de Vía Principalis (Foto: Gastronautas)

2.- Granada. Las tapas son uno de los grandes alicientes de Granada. La ciudad cuenta con muchos rincones donde tapear (hay muchas zonas: Ayuntamiento, Catedral, Albaicín, Realejo, Plaza de Toros, La Chana, Pedro Antonio…) y además los pinchos suelen salir gratis con la bebida. Entre los clásicos, Los Diamantes, Bodegas Castañeda, Casa Enrique, Los Martinetes…
Lo mejor: el precio, una media de 1,5-2 euros, bebida y tapa.
Un clásico: pescaíto frito, caracoles, roscas…

3.- Almería. Otro de esos lugares con una tradición centenaria de tapeo y también donde por tres cañas, vinos o refrescos (6-7 euros) casi comes (y sin casi, cuestión de estómagos). La mayor oferta está en el centro de la ciudad, aunque la zona del Paseo Marítimo ha ganado mucho peso. Entre los locales imprescindibles encontramos Casa Puga (la decano, con más de 130 años), El Quinto Toro, Entremares, La Encina, Torreluz o Nuestra Tierra.
Lo mejor: Precio (gratis con la bebida) y variedad de las tapas.
Clásicos: Migas, bacalao (varias formas), pulpo a la plancha, atún (varias formas), pinchos de pescado, etc.

4.- Jaén. Igual que en Granada, en Jaén las tapas las ponen gratis con la bebida, pudiéndose o no elegir según el local, aunque aquí quizás sean algo más generosas y baratas que las de la ciudad nazarí. El entorno de la Catedral aglutina la mayor parte de estos pequeños templos gastronómicos, algunos centenarios, entre los que destacan Casa Gorrión, La Manchega, Alcocer o La Barra.
Lo mejor: la materia prima y el precio.
Un clásico: pipirrana, migas, salmorejo, patatas a lo pobre, etc.

5 .- Logroño. Entre las calles San Juan, Laurel y San Agustín de la capital riojana se concentran tantos bares que prácticamente no hace falta salir de ellas para pasar una larga jornada de ocio y gastronomía. Sólo la calle Laurel ofrece más de 60 establecimientos hosteleros, uno cada dos metros, motivo por el cual se la conoce también como La Senda de los Elefantes. Además, la competencia en cuanto a nivel de vinos es enorme, por lo que, más allá de la comida, el buen caldo está asegurado. ¿Dónde entrar? El nivel general es el alto, pero el Soriano, el Bar Lorenzo, El Abuelo, El Cid, Juan y Pinchamé o Pata Negra son algunos clásicos.
Lo mejor: calidad y variedad por metro cuadrado.
Clásicos: patatas a la riojana, orejas de cordero, croquetas, champiñones a la plancha, etc.

banner_cargadores_hora_jaen