Publicidad

JAÉN.-  El subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, y el teniente coronel de la Comandancia de la Guardia Civil de Jaén, Luis Ortega, han destacado hoy en rueda de prensa los “excelentes resultados” obtenidos en la llamada ‘Operación Picado’. Más de un año de trabajos que partieron del equipo del Área de Investigación de la Compañía de Baeza y de la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Baeza donde “se puso el primer eslabón” de la mayor aprehensión de picadura de liar realizada hasta la fecha en España. Operación que aún continúa abierta y que, ha informado el subdelegado, se ha saldado ya con 12 detenciones, cerca de 42 toneladas de tabaco y un valor de lo incautado que supera los 6,6 millones de euros, de los que 5,5 sería el valor defraudado a la Hacienda pública. Con un primer “hilo del que tirar” en las localidades de Jódar y Linares a través de la denuncia de la Asociación de Estanqueros de Jaén, por la circulación y venta ilícita de bolsas de cigarrillos entubados y comercializados sin cumplir los obligatorios requisitos sanitarios y fiscales.

Así hasta desembocar en el grueso de esta operación por la venta de tabaco ilegal en toda España. De hecho, en estas dos localidades jiennenses se ha incautado tabaco y, en domicilios particulares, la maquinaria necesaria para el picado y entubado del tabaco ya en cigarrillos para su posterior venta. Lillo ha destacado también la intervención de la Unidad de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria en Granada puesto que el tabaco procedía de importación legal, pero no para consumo humano sino para uso agrícola o industrial como, por ejemplo, pesticidas, abonos o fertilizantes. De ahí que, además de suponer un presunto delito de venta de tabaco ilegal, podría suponer un delito contra la salud pública al no ser tabaco para el consumo humano.

El subdelegado ha subrayado la “complejidad” de la organización desmantelada puesto que comienza con la importación de tabaco para uso industrial y continúa, de una forma artesanal, con maquinaria para la elaboración del tabaco que, posteriormente, se comercializaba de forma ilegal a través de una red de distribución también compleja. De hecho, los detenidos contaban incluso con publicidad a través de las redes sociales y, por la competencia entre los mismos vendedores, se llegaba a elaborar bolsas de cigarrillos entubados con entre 20 y 22 cigarros al precio de entre 1 y 1,5 euros, distribuyéndolos a toda España y a provincias limítrofes de Portugal.  Esta operación “de gran envergadura”, como la ha calificado el subdelegado, continúa abierta por lo que ha felicitado de manera especial a los miembros de la Comandancia de Jaén por el trabajo realizado. Los hasta ahora 12 detenidos están pasando a disposición judicial.

Por su parte, el teniente coronel de la Comandancia de la Guardia Civil en Jaén, Luis Ortega, ha recordado que, además del fraude por la venta de tabaco ilegal, se contemplan presuntos delitos de Contrabando y contra la Salud pública. Sobre este último delito ha hecho hincapié por el uso que se le daba al tabaco incautado, insistiendo en que no estaba dedicado a consumo humano, sino agrícola por su escasa calidad. Y, entre lo incautado, también se han aprehendido contenedores con aromatizantes que se investigan por si eran usados para disimular y esconder el sabor “y perfeccionar así el delito”.

Ha lanzado así un mensaje a aquellas personas que hayan adquirido de forma ilegal este tabaco, o que aún lo tenga en su poder: “No está dirigido al consumo humano sino a uso fertilizante”. El teniente coronel ha recordado que, tras ponerse los hechos en conocimiento del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de Úbeda (Jaén), se abrieron diligencias penales y se continuaron con las pesquisas que condujeron a una página web con servidor en Bangladesh y dominio de una empresa española, a través de la cual se efectuaban ventas de tabaco apto para ser fumado.

La empresa simulaba ser una mera comercializadora mayorista de hojas de tabaco sin acondicionar por lo que, en consecuencia, eludía el control de las autoridades competentes sanitarias, fiscales y reguladoras del mercado de tabaco, que hubiesen intervenido su actividad en caso de que las ventas se destinaran al consumo de las hojas como labores del tabaco. No obstante, los investigadores detectaron cómo esta empresa, en un corto periodo de tiempo, aumentaba significativamente tanto sus compras a productores nacionales como sus importaciones de productos de tabaco sin manufacturar, procedente de diversos países, como Bangladesh y Polonia. En paralelo, se incrementaban las importaciones de EEUU de maquinaria relacionada con la picadura del tabaco, situación que carecía de sentido para una empresa con finalidad exclusivamente comercializadora de tabaco no elaborado.

Tras numerosas vigilancias y seguimientos de los objetivos sospechosos, los investigadores detectaron, en relación con esta empresa, dos naves en Fuenlabrada y Leganés (Madrid) donde se estaban realizando labores de manufacturación del tabaco en rama para su conversión en producto apto para ser fumado. La operación continúa abierta y se investigan todas las compras que se han realizado con las distintas empresas distribuidoras. Hasta el momento se ha saldado con 12 detenidos, dos en Madrid, diez en la provincia de Jaén, ocho registros domiciliarios, dos registros en empresas, cuatro inspecciones a establecimientos públicos, 18 máquinas de entubar, diez máquinas para el picado del tabaco, siete vehículos para la distribución, diversa documentación, ocho equipos informáticos, 25 contenedores para la elaboración de aromatizantes y casi 42 toneladas de tabaco.

 

patrocinioOrttopediaLopez