Publicidad

JAÉN.- Quesada ha acogido la jornada “Posibilidades del cultivo del pistacho y huerta tradicional en la comarca Sierra de Cazorla”, que ha contado con cerca de 200 asistentes. El encuentro, organizado por la Asociación de Desarrollo Rural de la comarca, ha contado con la presencia del delegado territorial de Agricultura y Medio Ambiente, Sebastián Quirós, en el acto inaugural, donde ha destacado la potencialidad del pistacho como un cultivo complementario al olivar. “Si bien éste todavía tiene muchas posibilidades de desarrollo aparejadas a la calidad, el pistacho vendría a complementarlo. Además, incluso serviría para recuperar zonas donde el olivar es menos viable”, ha asegurado. Quirós ha puesto encima de la mesa diferentes medidas por parte de la Junta de Andalucía encaminadas a contribuir al desarrollo de este fruto en la provincia jiennense. En este sentido, ha planteado la posibilidad de visitar la finca propiedad de Agricultura “Barruelos”, en Chiclana de Segura, donde se han plantado 4 variedades de pistacho, con el objetivo de ver su evolución y cuál se adapta mejor a las condiciones de nuestra tierra.

Asimismo, ha aludido a la próxima firma de un convenio entre el Ifapa (Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural), y APPISTACO (Asociación de Productores de Pistacho y Comercializadores de Jaén), en materia de asesoramiento, investigación y formación a los productores. “El Ifapa dispone de un proyecto de transferencia y experimentación de frutos secos y es en el centro ubicado en Córdoba donde se ubica el equipo especializado en esta materia. No obstante, el centro “Venta del Llano”, en Geolit, también sirve de soporte para la actividad que se desarrolla en el cordobés”, ha detallado el delegado. Los tipos de ayudas de los que podrían beneficiarse los productores ha sido otro de los puntos que ha destacado Quirós. Así, se ha referido a las subvenciones de la Junta para la modernización de explotaciones agrarias y la nueva orden, recién publicada en el Boja, para la incorporación de jóvenes a la actividad agraria, con incentivos cuya cuantía oscilará entre 30.000 euros de base por instalación a 70.000 euros. También ha resaltado las ayudas a través de los grupos de desarrollo rural dentro del nuevo marco comunitario.

Por último, el delegado ha insistido a los presentes en la jornada en la importancia de recibir el máximo asesoramiento a través del Ifapa y expertos en la materia a la hora de emprender un proyecto relacionado con el cultivo del pistacho. “Es fundamental disponer del mejor conocimiento posible y diseñar un buen plan para la explotación de este fruto si se quieren cosechar unos buenos resultados”, ha enfatizado. Por otro lado, Quirós ha aprovechado su intervención para incidir en la importancia de la recuperación de las huertas tradicionales, si bien orientada hacia cultivos hortícolas y frutícolas de calidad. “Hablamos de unos productos que actualmente gozan de una gran demanda, por lo que nos encontramos ante una nueva alternativa dentro del sector agrario para el desarrollo del mundo rural”, ha subrayado.

 

FADON PARA  DENTAL