Publicidad

POR Carmen Molina Cañada, coportavoz de Equo Andalucía

A través de unas elecciones primarias, EQUO decide quién encabezará sus listas para las elecciones generales. Con estas primarias, y a través de la participación, solicitada y abierta, los que se acerquen al proceso para votar, se entiende que quieren averiguar, entre otras cosas, cómo enfrenta la organización un proceso así, la búsqueda de la persona ideal para representar esas ideas con las que aspiramos a llegar a la ciudadanía.

Con ellas se abre EQUO al conjunto de la sociedad y promueven el debate y el contraste de ideas y personas, siempre dentro del modelo y aspiraciones de la ecología política. Queremos ser referente en la defensa del equilibrio ecológico y social, en medio de una crisis global de este modelo productivo y de consumo, claramente. Es decir, queremos ser motor de un cambio de modelo, que gravite alrededor de las personas y no de un sistema económico, el capitalista, que genera desigualdad y destrozos en la tierra que nos sustenta. Para eso necesitamos un perfil especial, un liderazgo potente, capaz de defender, debatir, argumentar y acordar en un ambiente políticamente enrarecido y donde el abuso del lenguaje en muchas ocasiones desvirtúa o vacía de contenido las palabras. ¡Todo un reto, explicar adecuadamente!

Durante mucho tiempo he defendido la idea de que eran los liderazgos colectivos los que más aportaban a una organización. Sin embargo, en el mundo en el que nos movemos, liderazgos visibles son necesarios. Aunque seamos capaces de logros colectivos, hay que visualizar una cara, una persona, que encarne los valores que colectivamente defendemos. Y que sea capaz de transmitirlo.

Hay  por ello, que localizar a la persona capaz de representar ese liderazgo necesario.  Y  a través de las Primarias, decidir quién va a representar las ideas y defenderlas con convicción.

Participar en la elección de candidatos anima a iniciar un acercamiento.  A  partir de esa actitud activa, votando, es cuando la búsqueda de la persona que mejor los represente tiene todo el sentido.

Pero las primarias no deberían ser un fin en sí mismo. Deberían, por el contrario, ser un medio para acercarse a la sociedad que quiere representar. Por tanto, las primarias serían un medio de visualizar la capacidad real de elegir, de entre las  personas que se postulan, ese líder, para que represente las ideas con las que nos identificamos.

Y esta opción de hacer primarias, abiertas a personas que simpatizan con el ideario de la Ecología Política que defiende EQUO, motiva. Y motiva porque es una forma democrática de pre-seleccionar al Candidato/a que el partido presentará a un proceso electoral, demostrando de paso, que garantiza la pluralidad. Y motiva pensar que la elección tendrá mayor legitimidad y alcance político.

Quiero creer, que para emprender la imprescindible transición ecológica sin dejar atrás a nadie, estos mecanismos de funcionamiento nos sirven porque son inclusivos, nos ponen a todas a buscar consensos y dirimir las diferencias, juntas. Y nos responsabiliza de cada decisión tomada. Es más cómodo no tener que andar decidiendo continuamente. Pedir que se vote en unas primarias es a la vez una petición de implicación en la toma de decisiones, y un ofrecimiento de apoyo para acoger ideas y debates.

Por todo lo antedicho: ¡¡Votad, sensatamente votad!!