Publicidad

JAÉN.- Sesenta agentes de la Guardia Civil de Jaén pero, también, venidos de Madrid y Sevilla, participaron, el pasado viernes, en un operativo especial para detener al secuestrador y violador de Torredonjimeno, bajo la llamada operación Corso. Así lo han confirmado el subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, y el teniente coronel de la Guardia Civil y reponsable de la Comandancia de Jaén, Luis Ortega. Este individuo, extranjero y con tres órdenes de detención, de juzgados de Alcorcón y Tomelloso, así como una orden de expulsión del país, estaba ya preparado para abandonar España. Es presuntamente el responsable del secuestro de una mujer el pasado 1 de junio al abordarla en su garaje en Torredonjimeno. Ahí comenzó el viaje del infierno. Un recorrido que llevó a secuestrador y víctima desde Torredonjimeno a Porcuna, La Carolina y Martos en un traslado lleno de violencia sexual, física y psíquica. Desde las once de la noche del día 1 hasta el mediodía del día 2 cuando el secuestrador y violador se bajó del coche y abandonó a la víctima en el interior, fueron 12 horas de violencia por violencia. El botín fue de 300 euros y varias violaciones a esta mujer toxiriana, que terminó su jornada laboral y comenzó su auténtica pesadilla.  Todo concluyó el pasado viernes cuando agentes de la Guardia Civil rodearon una vivienda en la calle Padrenuestro y entraron por la puerta y el tejado para detener a este peligroso individuo que hoy pasará a disposición judicial.

De hecho, al secuestrador se le acusa entre otros de un posible delito de homicidio en tentativa debido a la brutalidad que utilizó en este secuestro. “Quiero agradecer a la Guardia Civil su actuación porque se había creado bastante alarma social en Torredonjimeno y Martos”, ha subrayado el subdelegado, Juan Lillo. De hecho, la mujer tras declarar, una vez quedó libre de su secuestrador, tuvo que ser ingresada en el hospital de Jaén ante las graves lesiones físicas y psíquicas producidas. Una víctima que parecer ser no fue al azar ya que el delincuente estaba esperando en su garaje. Durante la operación policial no se encontraba nadie más en la vivienda, aunque esa tarde hubo gran revuelo en la localidad toxiriana, para atrapar a este individuo,  que cuenta con antecedentes policiales por violencia de género y robo. Este personaje tenía, también, otro domicilio en la localidad manchega de Tomelloso, aunque se descartó que hubiera acudido allí tras este brutal asalto. De hecho, según ha subrayado el teniente coronel, Luis Ortega, llevaba varios días sin salir de su casa, enclaustrado, esperando poder salir de España. Hoy mismo, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Martos que lleva el caso ha decretado prisión provisional, comunicada y sin fianza para el presunto autor. Le imputa los delitos de robo con violencia, detención ilegal, agresión sexual y lesiones,

 

FADON PARA  DENTAL