Publicidad

JAÉN.- El PSOE y la Unión de Consumidores creen necesario un acuerdo entre los grupos políticos de la nueva corporación municipal para que subidas como las del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) que el PP ha realizado “de espaldas a la ciudadanía” repercutan al menos en la calidad de los servicios públicos. El candidato socialista y secretario general de la agrupación local, Manolo Fernández, y el presidente de la Unión de Consumidores, Alfonso Ibáñez han mantenido hoy una reunión tras conocerse que, como el PSOE denunció repetidamente, el PP iba a aplicar esta subida después de las elecciones municipales. El incremento es el segundo en dos años que aplica el PP, en esta ocasión una subida del 10% sobre el valor catastral de la vivienda.

Ibáñez ha explicado que ahora que se abre una nueva etapa con la configuración de la nueva corporación municipal y que el Ayuntamiento va a recaudar 8 millones de euros del bolsillo de todos los jiennenses “hay que reclamar que se presten mejores servicios en la ciudad”. El responsable de UCE reclama la necesidad de volver a “tres años atrás”, donde el impuesto sobre la vivienda tenía otro gravamen y donde se aplicaban bonificaciones a familias numerosas y a quienes domiciliaban sus recibos, aspectos que también han desaparecido. “La ciudad se merece un acuerdo con los otros grupos para que se beneficie al ciudadano”. UCE recuerda que el PP dijo que no subiría los impuestos a los ciudadanos y, por el contrario, el IBI acumula ya incrementos del 21% en una ciudad donde la renta de los vecinos es inferior a la de otras capitales andaluzas. “Hay que cumplir las promesas electorales”, apostilla Ibáñez.

Por su parte, Manolo Fernández ha señalado que la liquidación del presupuesto de 2014 refleja que solo se recaudó un 34% del total de impuestos previsto. “Hay que plantearse si no es mejor optimizar el servicio de recaudación antes que subir los impuestos y más en una situación difícil para las familias y las empresas”, ha dicho. En el cómputo global, el PP apenas alcanza en su mandato una media de recaudación del 65%, hasta 25 puntos por debajo de lo que obtiene la Diputación provincial, por citar un ejemplo comparativo. Fernández recuerda que esta subida “fue una petición directa del alcalde, José Enrique Fernández de Moya, al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sin pasar ni tan siquiera por el pleno”, una circunstancia que a partir de ahora debe cambiar. “La fiscalidad del PP es caótica y además lo que se recauda no va a prestar mejores servicios. Es el momento, ahora que se constituye la nueva corporación municipal, de que exijamos al alcalde de la ciudad que los impuestos se utilicen también para lo que son, para que Jaén tenga los mejores servicios para responder a familias que lo pasan mal y a empresarios que quieren que Jaén sea una ciudad atractiva para sus negocios y para nuevas inversiones”.

 

FADON PARA  DENTAL