Publicidad

JAÉN.- Antonio Ramón R.M., vecino de Pozo Alcón (Jaén), de 49 años, actualmente en libertad ha llegado sobre las diez de la mañana a la Audiencia Provincial. Allí tenía que declarar por presuntos abusos sexuales, a su hija, desde que esta tenía 9 años hasta los 15. No sólo tocamientos, la pequeña relató que había sufrido en varias ocasiones, también, penetraciones. Este jiennense ha negado ante el tribunal, que le juzga en la Audiencia de Jaén, haber abusado y agredido a su hija durante estos seis años. «No lo he hecho, no es cierto», declaraba el acusado que, a su vez, no entiende cuales han sido los motivos que llevaron a su propia hija a presentar la denuncia. Por su parte, la hija V.R.M. que actualmente tiene 26 años y que ha declarado por vídeo conferencia se ha ratificado en todos y cada uno de los extremos de su denuncia. Ha descrito ante el tribunal la primera de las violaciones que recuerda de su padre cuando ella tenía 9 años. «¿Cómo te puedo hacer esto siendo tan pequeña?», ha dicho que fueron las palabras de su padre tras esa primera violación que ha relatado al tribunal con todo tipo de detalles. Las agresiones y abusos se mantuvieron durante seis años en los que V.R.M. no denunció por «miedo» y porque se «sentía responsable».

«Al principio yo pensaba que era normal, hasta que vi a mis amigas con chicos y vi que lo que me hacía mi padre no era normal», ha dicho V.R.M. Asimismo, ha afirmado estar convencida de que su madre sabía lo que ocurría y que lo que pasaba era que su madre «tenía celos de mí». La madre ha señalado ante el tribunal no haber notado nada en su casa. «No veo capaz a mi marido de hacer eso con su hija», ha dicho la madre, al tiempo que ha dicho no recordar las veces en que ante los Servicios Sociales de Pozo Alcón reconoció que su hija mantenía relaciones sexuales con la hija. También ha admitido ante el tribunal que «no era normal» la relación que tenían padre e hija puesto que ésta «le contaba todo a su padre en vez de a mí».

Fue el hermano menor de la niña el primero que dio la voz de alarma en los Servicios Sociales de Pozo Alcón cuando la menor tenía 14 años. Sin embargo, acabó negando los hechos. También su madre acudió con ella a los Servicios Sociales y reconoció lo que estaba pasando, pero acabó, al igual que el hijo, negándolo todo. Este jueves su hermano ha vuelto a afirmar ante el tribunal que no se acuerda de haber ido a Servicios Sociales y de haber hecho este tipo de denuncia.  Tras dos intentos de suicidio, los Servicios Sociales consiguieron sacar a la mejor. del domicilio donde residía con sus padres y sus otros dos hermanos.

El Ministerio Fiscal no ha ejercido inicialmente la acusación, algo con lo que tendrá que pelear Amuvi como acusación particular ya que el fiscal ha pedido en varias ocasiones el sobreseimiento del caso amparándose en la no existencia de pruebas. Le piden 15 años de prisión.

FADON PARA  DENTAL