Publicidad

JAÉN.- El salón de plenos del Ayuntamiento de Los Villares fue el escenario elegido para presentar el libro “Flora y la Virgen del Contadero, de Manuel Colmenero Armenteros y de Manuel Rodríguez Arévalo. La expectación fue tal que algunas personas se quedaron de pie durante la presentación y otras tuvieron que ocupar los bancos de los concejales, en el propio estrado. El acto comenzó con la intervención del alcalde de la localidad, Francisco José Palacios, que destacó la importancia de la publicación, ya que cubría una parte de la historia del pueblo a través de las vivencias de Flora. Por su parte, Manuel Colmenero, que intervino a continuación, explicó a los asistentes su faceta de montañero que le llevó en varias ocasiones hasta la cueva del Contadero, donde se encontraba a menudo a senderistas que les hablaba de los hechos que ocurrían en esa cueva y en especial, de las virtudes de Flora.

El coautor del libro se interesó por esa señora y la propia historia que le rodeaba por lo que se acercó hasta Los Villares y comenzó a hablar con diferentes vecinos. Al final conoció a Flora y ella misma, tras varias visitas, le propuso escribir un libro relatando sus experiencias. El propio Colmenero aceptó el reto y tras varios intentos por abordar la publicación le confesó que no era capaz de hacerlo. En ese momento apareció la imagen de Manuel Rodríguez, que por entonces tenía un programa de televisión sobre misterios y también había escrito varios libros de historia de la provincia. Se lo propuso y aceptó. La intervención de Manuel Rodríguez giró entorno a la descripción del recorrido que llevó a cabo para acometer este proyecto. Desde un principio tenía claro que debía ser tan solo narrador de lo que se estaba encontrando y así sucedió. El libro “Flora y la Virgen del Contadero”, recoge la vida, desde niñez, de Flora, vecina de Los Villares que desde hace más de treinta años sube a la cueva del Contadero, cada día nueve del mes, para rezarla a la Virgen Inmaculada, que se le aparece, no solo en esa oquedad, sino en cualquier lugar de su casa.

Rodríguez Arévalo ha mantenido bastantes entrevistas con Flora para recoger sus vivencias entorno a este hecho, que en los años noventa supuso una gran conmoción en los diferentes medios de comunicación, que se hicieron eco de la noticia. La publicación también recoge aportaciones de otras personas, así como historias muy emocionantes relacionadas con Flora. Casi al final de la preparación del trabajo le llegó a Manuel Rodríguez una fotografía realizada, por un senderista, en la zona de la cueva del Contadero. Se observa un rayo de luz azul que no se acierta a averiguar de dónde ha salido, hasta el punto que un laboratorio fotográfico realizó un estudio sobre el mismo, sin encontrar motivo alguno de esa luz. La fotografía se ha incluido en el libro, a color, para que pueda comprobarse con claridad, quizá ayudado con una lupa, el hecho de que en la instantánea se observa algo más que el paisaje. Los dos autores del libro se muestran muy ilusionados por el resultado y ahora espera poder vender los 500 ejemplares que se han editado, primero para hacer frente a los gastos de la imprenta y lo que reste para entregárselo a Flora, ya que le han cedido los derechos de autor, para que con ese dinero le ayude a construir la ermita que desea levantar en el entorno de la cueva.

 

FADON PARA  DENTAL