Publicidad

JAÉN.- «Y vamos a seguir siendo el gobierno local porque solo un pacto de perdedores de tres fuerzas políticas que han perdido las elecciones nos pueden desalojar». Son palabras, nada conciliadoras, del ganador de las últimas elecciones municipales celebradas, en el día de ayer, en Jaén.  El PP de José Enrique Fernández de Moya obtiene 12 escaños pero muy lejos de la mayoría absoluta que consiguió en el 2011 ya que pierde cuatro concejales. Consigue una considerable ventaja con la segunda fuerza más votada, el Partido Socialista Obrero Español, que ha obtenido nueve concejales. Además entran en el ayuntamiento Ciudadanos y Jaén en Común con tres concejales cada uno. Se abre ahora un galimatías electoral de difícil solución. Es ahora cuando las buenas formas, el diálogo y la negociación son claves para sacar adelante el proyecto municipal jiennense. Aunque gobierne y ningún partido le apoye en la investidura, podrá, con la nueva ley, dirigir el consistorio en minoría. Pero va a necesitar el apoyo de alguna de las formaciones que se encontrará a partir del 13 de junio, día de toma de posesión, en el pleno del ayuntamiento. Básico para sacar adelante los proyectos que tiene, aunque no haya dinero.

Y la gran pregunta que surge es: ¿será capaz el Partido Popular de llegar a acuerdos puntuales? Si algo ha demostrado el alcalde es la poca mano izquierda que tiene con la oposición. Sus continuos ataques a lo que él considera los comunistas del PSOE e Izquierda Unida le pueden pasar factura. Cuatro años de constantes desprecios se pueden volver en su contra. Más aún, aunque IU ha salido del ayuntamiento, se encuentra ahora de frente con Jaén en Común. Y, posiblemente, con el que sea su enemigo más acérrimo. El siguiente episodio sucedió en uno de los últimos plenos de este 2015. A gritos, sin vergüenza y sin pudor, se enfrentaban duramente, durante el pleno municipal, el alcalde y Andrés Bodalo, conocido izquierdista y entonces en la Plataforma Anti Desahucios. Lo que allí se vivió ese día fue uno de los mayores bochornos vividos en esa institución. Fernández de Moya asegura que conseguiría otra mayoría sobrada y retaba a Bódalo a presentarse a las elecciones. Pues bien. Bótalo se ha presentado de número 3 por Jaén en Común y está en el ayuntamiento. ¿Qué ocurrirá en el primer pleno de la legislatura? Un misterio, pero no parece que vaya a ser lo más tranquilo del mundo.

Sin posibilidad de negociar gran parte de los acuerdos con PSOE y Jaén en Común queda Ciudadanos. Y, desde luego, el trato no ha sido nada afable. Fernández de Moya ha acusado a la formación de Albert Rivera de llegar imputados en su lista por Jaén, de perdedores, de ser la mano negra de las filtraciones en redes sociales y prensa, de sus males y de señalar que es más grave que lleven condenados en sus listas que el enchufismo del que presumía su concejal García Anguita. Aunque podrían ser los más afines no van a perdonas las descalificaciones y desaires continuos. Por no hablar de culpar siempre  a la Junta de los males de la ciudad. En definitiva, comentarios y bravuconadas que para nada van a ayudar a la negociación de los próximos días. Y parece ser, que el resto de formaciones han tomado nota de estos últimos meses. Las próximas semanas son apasionantes porque es obligado y necesario bajar al que se llama ruedo político a negociar un todos con todos.

 

FADON PARA  DENTAL