Publicidad

JAÉN. Salud Anguita llegó a Ciudadanos el pasado mes de junio. La formación de Albert Rivera apenas era una desconocida en el panorama nacional aunque empezaba a apuntar maneras. Casi un año después va a entrar con fuerza en el ayuntamiento de Jaén convirtiéndose en una de las fuerzas políticas más influyentes. Y todo esto, después de quince días de campaña, donde el juego sucio ha sido uno de los protagonistas con acusaciones estos últimos días.

– ¿Cómo ha sido la campaña? 

– Muy bien, de momento. Ya termina esta tarde pero estamos muy satisfechos. A pesar de que a última hora han intentado por todos los medios desacreditarnos y desestabilizarnos. Pero nos quedamos con la gente que hemos encontrado por la calle y en ese sentido ha ido estupendamente.

– ¿Ha sido dura?

– Extenuante es la palabra. Yo, personalmente, estoy agotada. La razón es, a parte de que es la primera, que nosotros no tenemos la maquinaria partidista del resto. Nosotros nos hemos tenido que encargar de todo. Desde inflar los globos que repartimos hasta el bufonear, las reuniones con afiliados… Si dura un mes alguno se retira antes (sonríe).

 

– ¿Qué le ha mostrado la ciudad estos quince días?

– Los ciudadanos creen que el cambio es necesario y, además, que lo realice gente que no pertenezca al sistema como se conoce la manera de trabajar tradicional de los que llevan toda la vida en política. Nosotros venimos de un mundo profesional y civil y somos los que podemos cambiar la situación. Hay que cambiar, cambiar y cambiar.

– Los grandes partidos apelan al voto útil para que les voten los jiennenses.

– Pero es que no se dan cuenta que, realmente, el voto útil  somos nosotros. Somos los que, realmente, con el poco tiempo que llevamos, hemos hecho remover conciencias. El resto de grandes formaciones están anquilosadas, o en el gobierno o en la oposición y se están dado cuenta que o se ponen las pilas o terminan desapareciendo. Están en un juego de bipartidismo que ya no vale.

– Esa campaña de desprestigio de la que has hablado. ¿Es por miedo?

– Seguro. Nos temen y mucho. Se está sufriendo a nivel nacional y, después, a nivel local y autonómico. En Andalucía nos han acusado desde hace semanas de que íbamos a ser la llave de gobierno de Susana Díaz en el Parlamento andaluz. Se ha demostrado que no. Y, ¿ahora? Pues cogen intentan ir a por tí por otro asunto. Esa es la vieja política deleznable con la que hay que terminar.

– Ciudadanos es ya una alternativa. 

– Sí y no sólo para la oposición sino de gobierno. La evolución ha sido increíble. Hace un año éramos muy pocos conocidos, tanto Ciudadanos como Albert Rivera. Había un amplio tanto por ciento que no nos conocía. Y ha ido mejor de lo que pensábamos. Sabíamos que iba ser muy duro pero es gratificante. Con un proyecto que ilusiona a la gente. El último mes y medio ha sido espectacular.

– ¿Qué ofrece la marea naranja a Jaén?

– Mucha ilusión. Vamos a intentar llegar la alcaldía y no salimos a jugar este partido sino a ganar. Sería tontería cambiar las cosas desde una segunda fila. Para mejorar hay que estar en cabeza pero son los jiennenses el domingo quienes van a elegir.

– Y después quizá haya que negociar…

– Sí. Y Ciudadanos ha tomado nota de esta campaña. Cuando se traspasan ciertas lineas, cuando se intenta ensuciar a familiares y amigos hay límites. Líneas rojas que no se deben cruzar. Las fuerzas tradicionalistas no son aun conscientes que el día 25 tendremos que sentarnos a hablar. Estamos sufriendo campaña continua de injurias y calumnias y es consecuencia de la vieja política. En vez de intentar cambiar la actitud. Esa Nn es esa la política. Siempre el «y tú mas».

– ¿Qué necesita Jaén?, para empezar.

– ¿Qué necesita?. Uff. Una ducha diaria. Un cambio de mentalidad y pensar que tenemos un potencial impresionante. No tenemos que estar a la cola de ninguna sitio porque no nos o merecemos. No lo apreciamos bien y nosotros tampoco sabemos venderlo bien. Para que nos compren tenemos que saber vendernos. Y hay que cambiar esa mentalidad desde el ayuntamiento.

– ¿Cuál es la prioridad?

– Lo primero, una vez en el ayuntamiento hay que saber cual es la deuda real e intentar cambiar de políticas para fomentar el empleo, el desarrollo de la ciudad. Hay que hacerla más rica en todos sus aspectos. Todo el mundo quiere trabajar, que los hijos no se vayan. Que todos los ciudadanos tenga un trabajo que aumente el consumo. Una cosa lleva la otra. Y que la gente, en definitiva, sea más feliz.

– Y, ¿a partir del lunes?

– El lunes análisis de los resultados. Trabajar. Mucha ilusión. Es una de las bases que tenemos. Todo lo que se haga hay que ponerlo ilusión. Otros cuatros años, está claro que no podemos seguir así. Con esta dejadez, esta apatía no se puede  permitir. Nosotros no prometemos, proponemos tener ilusión, capacidad, profesionales para que podamos prosperar. Hay que enseñar que se puede cambiar con esfuerzo, ilusión y trabajo. Necesitamos un voto de confianza. Lo que hay ya está visto.

 

fadon-dental-clinix