Publicidad

JAÉN.- Para Jaén en Común la eficiencia en el uso del agua puede mejorarse: por un lado reduciendo el volumen de pérdidas en la red, que se sitúa cerca del 20%, mediante inversiones de mejora y renovación de la red de la ciudad consolidada especialmente en el Conjunto Histórico y por otro, invirtiendo en mejorar la red de saneamiento y sustituyendo el agua potable para determinados usos como el riego de zonas verdes e industrial,  por aguas de otras procedencias. En la Ruta por el deterioro ambiental de Jaén, que ha organizado esta mañana JeC y que ha partido desde la sede de la Empresa concesionaria del servicio del agua, Aqualia ,S.A., se han descubierto la gestión insostenible del agua, los vertederos ilegales, la tala de árboles, y la urbanización de espacios naturales que dicen mucho de cómo se encuentra la ciudad desde el punto de vista ambiental. – señala Manuel Montejo.

Además  el  candidato a la alcaldía ha recordado que “Lo de Aqualia es un escándalo: fue en 1997 cuando el PP privatizó el agua para un período de 30 años. Aqualia, entonces Seragua, pagó un canon inicial de 9 millones de euros. En 2011 la empresa llevaba recaudados 90 millones y ahora son 162 millones aproximadamente, sin que el Ayuntamiento reciba ni un céntimo de esa recaudación, incluso tiene que poner dinero para compensar el exceso de gastos que dice la empresa que tiene. Y esto sin tener en cuenta las obras que realizan a través del Plan Director para la renovación de las canalizaciones, obras que escapan a todo proceso de contratación pública.» Frente a esta forma de gobernar, de malgastar lo público, Jaén en Común propone un cambio en la política municipal del agua, que se ha de basar en la gestión del agua como recurso ecosocial limitado y por tanto es preciso controlar la demanda de dicho recurso, ajustando y reduciendo el  consumo  de agua. Por otro lado, hay que situar como prioridad  la conservación y protección de los ecosistemas acuáticos, en concreto de los ríos y acuíferos de la ciudad, para garantizar a largo plazo el abastecimiento y el mantenimiento de los ecosistemas, paisaje y cultura asociados a los mismos. Además  la gestión debe ser publica, transparente y con participación ciudadana, y no supedita a los intereses económicos de las grandes empresas, por lo que el servicio debe desprivatizarse.  En base a estos principios, Jaén en Común, propone a la ciudadanía y colectivos sociales y vecinales la firma de un Pacto Municipal por el Agua, todo ello en el marco de garantizar a todos los vecinos y vecinas unos derechos básicos, que permitan una vida digna y sin pobreza, como son una vivienda asequible y sin desahucios, el acceso a los suministros básicos de agua, luz y gas, salud, educación y cultura para todos.

Por otra parte es necesario cambiar el concepto y diseño de los parques y zonas verdes de la ciudad, con mas suelo permeable, especies autóctonas adaptadas al clima mediterráneo etc.. En  política de vivienda debe replantearse las tipologías propuestas, reduciendo las viviendas unifamiliares con piscina y jardín o plurifamiliar abierta con jardines, intensivas en el consumo de agua. Produciéndose una moratoria en la construcción de piscinas de uso privado. Otro aspecto central de la nueva política del agua debe ser la protección y restauración de los ecosistemas asociados a los acuíferos, arroyos y ríos de la ciudad, por lo que habrá que crear una figura de protección en el suelo no urbanizable  de reserva hidrológica por motivos ambientales o corredor ecológico, luchar con una adecuada inspección urbanística contra  nuevas edificaciones ilegales en la vega de los río Jaén y  Guadalbullón y un control y estudio de la situación real de los acuíferos del entorno de la ciudad y de la calidad del agua. Recarga del acuífero de El Castillo-La Imora.

 

FADON PARA  DENTAL