Publicidad

JAEN-. La Guardia Civil, y en concreto el Servicio de Protección de la Naturaleza, procedió en la madrugada del día 20 de mayo actual, a la incautación de pescado que no reunía las dimensiones mínimas reglamentarias para su comercialización. La actuación tuvo lugar a las 01’30 horas, en término municipal de Guarromán (Jaén) cuando efectivos del Seprona, procedieron a la inspección de un vehículo tipo furgoneta, identificando al conductor y comprobando que en el interior de vehículo transportaba 33 cajas de merluza, con un peso de 200 kilogramos, los cuales no reunían las tallas mínimas reglamentarias para su comercialización.

El pescado intervenido ha sido destruido al ser declarado no apto para el consumo, por la Delegación de Sanidad de la Junta de Andalucía, constatando que no había pasado ningún tipo de inspección sanitaria previa. De la actuación se ha formulado expediente sancionador para su remisión a la Delegación de Agricultura y Pesca y Delegación de Salud de la Junta de Andalucía.

FADON PARA  DENTAL