Publicidad

JAÉN.- El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz Cabello, ha presidido hoy el acto de toma de posesión del teniente coronel Luis Ortega Carmona como nuevo jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Jaén, celebrado en la Comandancia.  Al acto también ha asistido el general jefe de la IV Zona de Andalucía de la Guardia Civil, Laurentino Ceña; el alcalde de Jaén, José Enrique Fernández de Moya; y el subdelegado del Gobierno en esta provincia, Juan Lillo. Luis Ortega Carmona sustituye en el cargo al coronel Almiñana “tras un merecido ascenso”, como ha subrayado el delegado.

Durante su intervención, Sanz ha destacado “la amplia e intensa carrera castrense” de Luis Ortega Carmona desde su ingreso en el cuerpo hace casi 30 años, buena parte de ellos en la provincia de Jaén, en los que ha demostrado “su compromiso y abnegación al servicio de nuestro país”, lo que le ha convertido, “tanto a él, como a los hombres y mujeres bajo su mando” en “guardianes de la defensa y la seguridad”.

El delegado ha subrayado que con este nombramiento “se abre una nueva etapa”, “bien merecida”, en su trayectoria en el Cuerpo de la Guardia Civil, en la que asumirá “nuevas y mayores responsablidades”. A este respecto, ha recordado que la Comandancia de Jaén dispone de una diversidad de unidades, con más de 1.300 efectivos, que “fruto de la extraordinaria formación, alta exigencia profesional y verdadera vocación de servicio, están debidamente capacitadas para  combatir los retos de seguridad”.

Precisamente el delegado ha insistido en que la seguridad y la libertad “representan los grandes valores sobre los que se sustenta el Estado de Derecho”. Sanz ha asegurado que “España es un país seguro”, en parte gracias al trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguirdad del Estado (FFCC).

En este sentido, ha ensalzado la labor centenaria de la Guardia Civil, su “profesionalidad, entrega, lealtad, honestidad y poder de sacrificio” y el papel que ha desempeñado en la historia de España, sin olvidar los momentos “muy duros”, en clara alusión al terrosimo, en los que el Cuerpo “ha sido duramente castigado con un alto coste de vidas humanas”.  Sanz ha querido rendir un homenaje a las víctimas al recordar a los guardias civiles que han perdido la vida en actos de servicio y a sus familiares, y ha advertido que mantener la memoria su memoria “es nuestra vía de convivencia digna”.

Asimismo, el delegado del Gobierno ha advertido que para proteger la seguridad de los españoles y para luchar contra todas las formas de delincuencia, las FFCC tienen que seguir “cooperando y colaborando”. En lo que respecta al ámbito rural y al colectivo de agricultores y ganaderos, Sanz ha agradecido la labor desempeñada por los agentes de la Guardia Civil en la prevención de las nuevas formas de vandalismo y delincuencia. El delegado ha advertido que el Cuerpo ha sabido “adaptarse a las circunstancias y experimentar importantes procesos de cambios manteniendo intactas sus señas de identidad”, como el honor, el valor y el espíritu de sacrificio.