Publicidad

JAÉN.- Agentes de la Policía Nacional procedieron a la detención del supuesto cabecilla del grupo criminal que gestionaba tres invernaderos de marihuana. Englobada en la Operación Chispa, en la primera fase se consiguió desmantelar un invernadero con más de 1.600 plantas de marihuana. Posteriormente, los agentes realizaron tres registros domiciliarios en sendas casas ubicadas en urbanizaciones residenciales de los alrededores de la capital, donde se incautaron casi dos mil plantas de marihuana. Los agentes continuaron con sus investigaciones con el fin de identificar y detener al presunto cabecilla del grupo criminal que diseñó la compleja instalación eléctrica de los diferentes invernaderos. A los delitos, presuntamente cometidos por el grupo delictivo, se le une el de defraudación de fluido eléctrico que, según el estudio de los técnicos puede superar los 12.500 euros.

Los investigadores no dieron por cerrada la investigación de la Operación Chispa, trataban de localizar e identificar quien y donde se adquirió el abundante y costoso material utilizado para realizar las diferentes plantaciones. Tras una minuciosa investigación, los agentes comprobaron la empresa donde se habían adquirido los diferentes artículos (aparatos de aire acondicionado, ventiladores, transformadores etc.). Los investigadores comenzaron a estudiar y analizar la diferente documentación con el fin de identificar al “instalador” que había realizado tan compleja instalación. Técnicos de una empresa suministradora de fluido eléctrico, una vez analizadas las instalaciones, manifestaron a los investigadores que habían sido realizadas por la misma persona, con los suficientes conocimientos que había de tener para conectar la energía eléctrica ilegalmente de la forma en la que se hizo.  Por otra parte, los agentes descubrieron que el grupo, presuntamente realizó una zanja donde introdujeron una manguera eléctrica desde una de las viviendas hasta el registro de un transformador eléctrico con el fin de tomar la electricidad necesaria de forma fraudulenta.

De los estudios realizados por los investigadores de la documentación aportada, se consiguió identificar al presunto cabecilla del grupo y diseñador de la compleja instalación de los invernaderos. Se trataba de un técnico electricista que regentaba una empresa de instalaciones eléctricas que pasaba por apuros económicos. A pesar de esto, siempre realizaba los pagos al contado del material que retiraba de la empresa suministradora. Una vez identificado, se procedió a su detención.

Una de las gestiones pendientes, era la localización de un vehículo utilizado por el grupo. En el día de ayer, dicho vehículo fue localizado e intervenido por una dotación de Seguridad Ciudadana, dando por cerrada, tras la detención del presunto cerebro del grupo, la tercera fase de este operativo policial, continuándose con las investigaciones que están siendo realizadas por la Brigada Provincial de Policía Judicial apoyados por la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Jaén.