Publicidad

JAÉN.- El candidato del PSOE a la Alcaldía de Jaén, Manuel Fernández ha participado en una asamblea especialmente organizada por la Asociación Jiennense de Alcohólicos Rehabilitados, AJAR, para presentar sus sugerencias al partido de cara a la elaboración de su programa electoral para las municipales. El presidente de la asociación, Juan José Araque, ha señalado que la principal reivindicación del colectivo, sabedor de que la crisis económica también afecta a la disponibilidad de dinero de las administraciones, es una “participación activa” en colaboración con los servicios sociales del Ayuntamiento. Muchos de los 120 socios con los que cuenta la organización, que cumple este año 30 años de vida trabajando para luchar contra el alcoholismo, han reclamado el conocimiento de la asociación en materia preventiva para aplicarlo y ofrecerlo de una forma más visible a la sociedad jiennense.

Así, la presencia en centros barrio es una de las propuestas del colectivo que Fernández ha considerado razonable y asequible, sugerencia  a la que se ha comprometido porque AJAR es una entidad “que salva vidas y familias”. El colectivo espera además una voz visible en los medios de comunicación públicos locales, un compromiso del anterior equipo de gobierno que no se ha cumplido. Araque ha recordado que “muchas veces lo que pretendemos y reclamamos desde aquí no es tanto el apoyo económico sino que se cuente con nosotros y se comprenda nuestra problemática”. Fernández ha explicado que conoce la labor de Ajar desde el año 1993 “y son quienes más saben de prevención y ese conocimiento, que en muchas ocasiones sirve de gran ayuda a la labor de la administración, también queremos tenerlo en el Ayuntamiento”.

AJAR no recibe en la actualidad ingresos significativos más que de las aportaciones de sus socios y del concierto que tiene con la Junta de Andalucía. Manuel Fernández ha sabido que en la actualidad la asociación es el único centro ambulatorio para el tratamiento del alcoholismo de la provincia, una labor impagable para la que el candidato ofrece “interlocución desde el Ayuntamiento con el resto de Administraciones para que ese trabajo se siga desarrollando”. En la actualidad, las aportaciones públicas no son suficientes como para cubrir los costes de alquiler de la sede y otros gastos, ya que apenas alcanzan el 30%.