Publicidad

JAÉN.- Jaime Astrain ha comparecido en el día de hoy ante los medios de comunicación con un mensaje claro: la situación es difícil, pero hay que apurarla al máximo. El central, que reconoce la insuficiencia de la temporada hecha hasta el momento, apuesta por mentalidad activa y ambiciosa en busca de la mayor meta posible. Aboga por la unión y por el grupo en este tramo final, colocando los intereses comunes del equipo y club, por delante de una búsqueda de responsabilidades que, asegura, debe hacerse a final de temporada: “Sabíamos que el partido era una final. Se ha puesto muy difícil, pero tenemos que ver que matemáticamente seguimos con vida. Sólo pensamos en el próximo partido, después veremos. No tiramos la toalla nunca. Tenemos que intentar recuperarnos, tocarnos el orgullo y tirar para arriba. No estuvimos acertados para ganar el otro día, está claro. Pero no es sólo un partido, la clasificación nos lo indica así, no hemos sido regulares. La suerte aparece a veces, pero también hay que buscarla. Habrá tiempo para comentar todas las situaciones y analizar la temporada. Intentaremos mejorar la situación, pero al final habrá que examinar el curso y las responsabilidades”.

Y habla del próximo partido clave para incluso salir de la zona media: “Sabemos cómo es el campo del CD El Palo y su dificultad. Es uno de los más duros, ellos se juegan la vida, nosotros también. Vienen partidos a cara de perro, hay que ir con el mismo pensamiento, y con la idea de ganar. Si queremos campos mejores, hay que ganárselo. Si fuese aficionado, puede que pensara de manera más negativa, está claro. Y más después del partido con la UD Almería, que para mí, era el partido clave. Con todo, aún matemáticamente se puede, y ya sabemos que en fútbol se ve de todo”.

Toni García pasaba esta tarde por la sala de prensa del Municipal de La Victoria, y lo hacía en clave de autocrítica y reconocimiento en cuanto a la necesidad de mejora que precisa el equipo en este tramo final de campeonato. A juicio del portero, la trayectoria irregular del equipo ha dificultado la consecución de los objetivos en estos momentos de la temporada, y sólo cabe seguir trabajando duro para tratar de aproximar las mayores opciones posibles al lado blanco. La no consecución de resultados esperados en varios choques clave, y la ansiedad por los objetivos, algunas de las explicaciones a las dificultades añadidas en este camino: “Sabemos que se ha puesto muy complicado. No dependemos de nosotros mismos, tenemos que esperar otros resultados, y eso, siempre te pone las cosas difíciles. Ahora sólo pensamos en el próximo partido, en hacer un gran choque en El Palo y ganar tres puntos. El vestuario sólo piensa en eso. Vamos a intentar acercarnos lo máximo posible, tenemos que ganar este partido. No hay próxima semana, el partido es el horizonte que nos fijamos. No estamos haciendo lo suficiente, son situaciones de fútbol que tenemos que remontar en lo posible. Las cosas se tuercen, y se ha notado en momentos clave. No hemos hecho las cosas bien durante el curso, y en momentos puntuales nos ha faltado esa pizca de suerte fundamental para sacar puntos importantes. Después de muchas jornadas, la liga nos pone en nuestro sitio; con todo vamos a seguir peleando hasta el final”.