Publicidad

JAÉN.- EQUO Jaén denuncia que la provincia es un punto negro en materia de tendidos eléctricos, que están acabando con cientos de aves, muchas de ellas protegidas, poniendo en peligro la biodiversidad en nuestra tierra. Desde el partido ecosocial se pide la modificación de la normativa actual para que obligue a adecuar los tendidos eléctricos por su alto impacto en la fauna y que ahora solo obliga a la impermeabilización del cableado a aquellos que se encuentran dentro de parajes protegidos.

Después del estudio realizado por SIECE, Sociedad Ibérica para el Estudio y la Conservación de los Ecosistemas, que ha puesto de manifiesto la gran cantidad de tendidos eléctricos potencialmente peligrosos para las aves a través de un inventario de los mismos llevado a cabo por voluntarios, EQUO Jaén exige a compañías eléctricas y Administraciones públicas que corrijan estas deficiencias que están provocando la muerte de tantos ejemplares, 375 animales muertos en los últimos cuatro meses.

Dentro de las víctimas se encuentran cuervos, ratoneros, muy frecuentes en las zonas estudiadas, así como otras no tan numerosas como el búho real o el águila perdicera, en peligro de extinción y con 16 ejemplares muertos. Dentro de los puntos negros de la provincia podemos hablar de Pelpite (próximo a Porcuna), con más de 40 aves electrocutadas en los últimos 5 años, Puente Tablas en Jaén y Villapardillos entre Úbeda y Jódar.