Publicidad

JAÉN.- El choque del domingo frente a la UD Almería B supone un encuentro clave para el futuro inmediato del Real Jaén CF. Así lo reconoce el entrenador, Rafael Berges, quien ha comparecido frente a los medios con la responsabilidad asumida de guiar al cuadro blanco hacia una victoria que mantenga vivo el sueño de alcanzar los puestos cabeceros de la tabla. Asegura el preparador que se trata de un compromiso difícil y complejo, ante el que el equipo debe demostrar todo su potencial y oficio, presente en varias fases de la temporada, pese a la irregularidad exhibida en los choques lejos de casa. Son más de tres puntos en juego: “Es el partido de la temporada. Es verdad que cada vez queda menos, y nuestra irregularidad fuera de casa nos hace que cada choque aquí sea muy importante. Va a ser un partido duro, complicado y difícil. Va quedando menos, si el equipo quiere estar ahí, va a tener que ganar. Es un rival importante, buen equipo. Pero tenemos que ganar. Entiendo que lo tomamos como una oportunidad. Con los enfrentamientos de esta semana pueden pasar cosas. Con todo, no debemos mirar a los demás, nos enfrentamos con un rival directo. En la segunda vuelta se puntúa menos, hay más igualdad en el tramo importante”.

La victoria es clave este fin de semana: “Si logramos ganar se abre un mundo de posibilidades por delante a falta de cinco jornadas. Pero para eso hay que ganar sí o sí, el domingo. Es un choque clave, como tal hay que afrontarlo, en la línea que hemos venido jugando en casa. Sería importante ganar tres choques consecutivos en casa. Estamos trabajando, sabemos que enfrente vamos a tener un rival de entidad, pero sabemos que si lo hacemos bien, podemos ganar a cualquiera. He visto a la gente trabajando bien, aunque con el cargo de conciencia del último partido. Perdimos porque jugamos fatal y no estuvimos al nivel, no hay otra explicación. Somos consecuentes con la situación, las posibilidades que hay, y las opciones que manejamos. Dependemos de nosotros mismos, si apretamos podemos ganar”.

Y quieren el apoyo de la gente: “Esperamos el máximo apoyo de la gente. Trataremos de responder a eso con un buen partido del que salgamos reforzados. Con la meta de salir vivos y con cuerda para rato. Me pregunto continuamente, fuera de casa nos están faltando cosas. Si jugamos con la misma gente, no es entendible la diferencia de rendimiento. Si la misma gente que juega en casa, no consigue hacerlo fuera, es algo que nos genera muchas preguntas. No tenemos las respuestas, sí muchas dudas al respecto. Es una irregularidad que no es nueva y que nos obliga a jugar en casa partidos decisivos. Intentaremos jugar con la mayor tranquilidad posible”.