Publicidad

JAÉN.- El PSOE considera “un patinazo” con graves consecuencias la privatización de la gestión de las multas por parte del alcalde, José Enrique Fernández de Moya, con la que no solo reduce ingresos sino que, además, aumenta gastos. La concejal socialista en el Ayuntamiento de Jaén, Matilde Cruz, señala que “la vuelta de tuerca surrealista” que Fernández de Moya ha querido dar abandonando un convenio con la Diputación para la recaudación que le reportaba 1,5 millones por un contrato con una empresa que apenas le garantizaría la mitad deja el servicio “hecho jirones”. Para Cruz, el hecho de que la firma Vialine no tenga experiencia con ayuntamientos grandes y que no se encargue de las sanciones en vía ejecutiva, las que verdaderamente cuesta cobrar, “son un indicador del terrible embolado en el que se ha metido el alcalde por usar una vez más el Ayuntamiento para confrontar con el PSOE”.

Si a ello se añade que ni la firma ni el PP tienen aún el personal (funcionario y por contrato privado) ni se ha comprado e instalado la plataforma informática para empezar con la gestión que lleva 5 meses paralizada, “que diga el alcalde dónde ve las ventajas de este cambio”, asegura. Del mismo modo, Cruz duda de que “una vez que el PP ha dicho adiós a los 1,5 millones de euros limpios de polvo y paja que le llegaban de su convenio con la Diputación, dinero que además se adelantaba si lo necesitaba el alcalde para pagar nóminas, los mimbres que la nueva empresa pone y el Ayuntamiento tiene no aseguran que ni siquiera se llegue a los 900.000 euros de recaudación brutos previstos por el PP este año, de los que un 15% es para Vialine”.