Publicidad

JAÉN.- Borja Prieto comparece ante los medios de comunicación en la semana previa al choque con el CD San Roque de Lepe, y lo hace con un propósito colectivo claro: extender el buen momento del equipo en casa a sus choques como visitante. El asturiano, consciente de la necesidad de optimizar las actuaciones en feudo ajeno, asegura que el equipo se encuentra física y mentalmente preparado para asentarse en los puestos de honor de la tabla clasificatoria partido a partido. Tiene claro que la meta será llegar con muy pocos puntos de diferencia a los enfrentamientos con Balompédica Linense y Alméria B, los choques que determinarán los duelos directos por el play off: “Era un partido que teníamos que ganar sí o sí, para provechar los pinchazos de los equipos de arriba. Pese al contratiempo del gol, el equipo se repuso, tuvo opciones durante todo el partido, y sobre todo en la segunda parte, manejó el juego. Creo que hemos superado el problema de la falta de gol que hemos venido arrastrando. Aunque sí generábamos ocasiones en ese sentido, no teníamos suerte. Ahora hacemos gol con más facilidad, y eso nos da más confianza. Además de las llegadas y ocasiones, vemos que los goles entran. El hándicap a vencer es demostrar que fuera seguimos siendo tan fiables como estamos demostrando en casa”.

El jugador del conjunto jiennense habla de los dos próximos encuentros claves: “Lógicamente, la necesidad aprieta. Tenemos al Almería B y a la Balona en casa próximamente y tenemos que llegar a estos partidos muy pegados. Parte de nuestras opciones pasan por ganar estos partidos. No sólo hay que sacar lo de casa, tenemos que mejorar fuera. Tenemos que arreglar ese punto, son partidos muy necesarios si queremos seguir enganchados a la parte de arriba de la tabla. Dependemos de nosotros mismos siempre y cuando lleguemos con vida a los choques contra nuestros perseguidores. Nos deja poco margen al fallo, hay que aprovechar la inercia del partido del sábado y demostrar nuestras credenciales en Lepe”.

Álex Cruz regresaba al verde la pasada jornada frente al Sevilla Atlético, y contribuía a la importante victoria de su equipo, superando así las molestias arrastradas tras su lesión de tobillo. El defensa recupera sensaciones, y en su comparecencia de prensa de hoy deja claro que el equipo está preparado para todo. Transmite la fuerza de un grupo que no desfallece en la escalada, y que se centra en el día a día para ir sumando peldaños. Objetivo: trasladar juego y resultados a los partidos a domicilio: “Llegué justo a tiempo, el viernes hice todo el entreno con el equipo y el sábado ya fui convocado. Pude jugar los últimos minutos sin molestias y ya estoy completando las sesiones con normalidad y con todos los compañeros. Trabajamos todos para ser titulares. Siempre peleas todos los días, dejándote todo para estar disponible para el míster. No me importa en qué posición, mientas esté en el once. Entreno siempre a la máxima intensidad para ponérselo difícil. No podemos dejarnos más puntos por ahí. A nosotros nos va la vida en este partido, de no conseguir los puntos, la cosa se pondría muy complicada. Sólo pensamos en jugar y competir todo. Sea el día que sea, el equipo está metido, concentrado, bien físicamente… La presión es la misma independientemente del día. Si conseguimos ganar, pasamos la presión al resto”.