Publicidad

JAÉN.- El PSOE de Jaén se ha mostrado sorprendido porque el alcalde, José Enrique Fernández de Moya, haya consentido durante semanas el estacionamiento de vehículos en el trazado del tranvía y solo controle el aparcamiento durante la Semana Santa, un indicador de que es un alcalde “que no cumple la ley o lo hace a su antojo, todo un ejemplo para sus buenos vecinos”.

El secretario general del PSOE de Jaén y candidato a la Alcaldía, Manuel Fernández, explica que desde ayer, varias señales a lo largo del trazado del tranvía impiden el estacionamiento de los vehículos debido a que por él discurrirán los desfiles procesionales de las distintas hermandades y cofradías de la Semana Santa. Considera que ésta es la prueba de que Fernández de Moya “es un alcalde sabedor de que incumple la ley y que está cómodo con ello”.

“Podíamos pensar que desconocía que sobre el trazado se ha consentido que se aparque sin control, dado que es un político que dejó de patearse la ciudad de Jaén hace mucho tiempo, pero con este gesto inequívoco de impedir estacionar solo puntualmente sobre una zona prohibida en lugar de todo el año demuestra que institucionaliza la ilegalidad, algo muy grave en un alcalde”. “La culpa no es de quien estaciona, la culpa es de quien consiente”, estima. “No se trata de multar, se trata de impedir. En el momento en que el alcalde actúe como tal y observe la ley los jiennenses, gente civilizada y que hace ciudad, dejarán de estacionar sin necesidad de multar, solo es necesario impedir y advertir”, sostiene. Con ello, el candidato alude a la salida de tono del PP para justificar “la jungla de asfalto” en la que ha convertido el trazado del tranvía asegurando que los socialistas lo que quieren es que se multe. “La gente de Jaén no es tonta. Desde el minuto uno en que se les diga que no se puede estacionar volverá a su rutina habitual; y no hace falta usar la demagogia de las multas para ello”.

Manuel Fernández señala que son muchos los ciudadanos que durante estos días han relatado al PSOE situaciones de verdadero estrés ligadas a los riesgos derivados del descontrol en el estacionamiento por el que no hace nada Fernández de Moya. El candidato explica que hay quienes le han trasladado la impotencia de ver cómo en un atasco en hora punta las ambulancias que llevaban con urgencia enfermos hasta el hospital no han podido servirse del trazado del tranvía para saltar el embotellamiento debido a que sobre el adoquinado se agolpaban los coches aparcados. Los bomberos, la propia Policía Local o las emergencias sanitarias tendrían que tener expedito este camino como hasta hace poco. “No es comprensible que un alcalde no vele por ello”, sostiene.

Asimismo recuerda que no es raro encontrarse situaciones de riesgo de personas que utilizan el trazado para practicar deporte y que ahora compiten por él con los vehículos que entran y salen de la zona sin regulación ni vigilancia. “La dejación en estado puro. Un alcalde que no tiene ganas de poner el tranvía en marcha, que no tiene ganas de garantizar la seguridad, que no le apetece observar la ley. Es un desinterés absoluto de un político que está dejando que la ciudad marche por inercia en el momento en que más necesita del apoyo de su regidor”, señala.