Publicidad

JAÉN.- “Si en breve no encuentran un arrendador que quiera alquilarles una vivienda, en unos días no tendrán techo bajo el que cobijarse”, lamenta Rafael López Sidro, director de Cáritas Diocesana de Jaén. Hace algo más de una semana, la organización tomó la decisión de alquilar durante seis meses viviendas a las tres familias de la capital sobre las que pesaba una orden de desahucio y que habían permanecido acampadas en el campamento Esperanza. En estos días, los afectados han buscado posibles alquileres, “sin embargo, ninguno de los propietarios de pisos que han visitado hasta el momento han querido alquilárselos al saber que carecen de recursos económicos y de la situación en la que se encuentran”, señala López-Sidro. Y ello, “a pesar de que Cáritas se comprometió públicamente a sufragar el coste del arrendamiento”.

Ante esta situación, Cáritas hace un nuevo llamamiento a los propietarios de viviendas en alquiler en la capital para que “superen prejuicios y dejen a un lado el temor” y arrienden sus inmuebles a estas familias con la garantía de que Cáritas responderá y garantizará el pago de las mensualidades. “No podemos consentir que estas familias, algunas con hijos pequeños, se queden en la calle. Apelamos al buen corazón y a la solidaridad de los vecinos de Jaén para, entre todos, ayudar a que estas familias puedan tener un techo mientras tratan de solucionar su situación”, puntualiza.