Publicidad

JAÉN.- El pleno del Ayuntamiento de Jaén ha aprobado este viernes de forma definitiva el presupuesto general de la corporación para el actual ejercicio 2015 gracias a los votos a favor del PP, que dispone de mayoría absoluta, y pese al rechazo de PSOE e IU, que han votado en contra. Al inicio del debate al respecto en el pleno ordinario de este viernes, el concejal de Hacienda y Comunicación, Miguel Contreras, ha informado de las alegaciones que en el plazo legalmente establecido para ello se habían presentado al proyecto de presupuesto, por parte de los sindicatos UGT y CSIF, del Grupo Socialista, del Consorcio de Transportes Metropolitano del área de Jaén y de diversos particulares.

En relación al contenido de las cuentas, tanto el portavoz de IU, Pablo Foche, como el concejal socialista José Manuel Colmenero han coincidido en aludir al informe «previo y vinculante» emitido en relación a este proyecto por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas de medidas urgentes contra la morosidad de las administraciones públicas y de apoyo a entidades locales con problemas financieros. Ambos han coincidido en criticar al gobierno local porque han conocido dicho informe «esta semana», en el marco de una comisión de Hacienda, pese a que el Ayuntamiento disponía de él «desde hace más de un mes» y el PSOE lo había solicitado «al menos en tres ocasiones» desde febrero.

Para el único edil de IU en el Consistorio, el informe de Hacienda «pone en entredicho» el presupuesto municipal, pese a ser favorable, ya que introduce una serie de condiciones entre las que figura la inclusión de un compromiso de no disponibilidad de crédito de gasto corriente que, a su juicio, «coloca al Ayuntamiento en una posición muy delicada, la de no tener crédito suficiente para afrontar determinados gastos ordinarios», algo que puede tener «consecuencias nefastas», según ha lamentado. Además, el informe refleja «incumplimientos» por parte del gobierno local respecto a «las propias normas aprobadas por el PP» en el Ejecutivo nacional, y convierte al presupuesto en «papel mojado».