Publicidad

JAÉN.- JAÉN.- La huelga  de estudiantes universitarios ha sido seguida masivamente en todos los sectores de Jaén, donde se ha logrado paralizar la universidad, fundamentalmente por los alumnos, un sector en el que se ha cifrado el seguimiento en un 90 o 95 por ciento; de hecho, no ha habido prácticamente ninguna clase. Con respecto al personal de administración y servicios y el docente, se ha calculado ese respaldo en torno al 50 o 60 por ciento.

Juventudes Socialistas de Jaén ha secundado el calendario universitario de actos de protesta y concentraciones contra el decreto 3+2 del Gobierno de Rajoy, “el capricho del ministro Wert para las clases pudientes”. La secretaria general de la organización Juvenil en la ciudad de Jaén, Macarena Molinos, considera “imprescindible” seguir insistiendo en el rechazo que a la comunidad universitaria le produce esta medida “que limita la igualdad de oportunidades, prioriza la formación complementaria y hace que los jóvenes accedan al mercado laboral por un sistema de dos velocidades “marcado en función del dinero que se dispone para pagarse la educación”.

La dirigente socialista cree que estas movilizaciones “que de forma insistente se siguen organizando” sirven para reforzar ante el ministro la tesis de que “toda una comunidad educativa le recuerda que la igualdad en el acceso a la enseñanza y en la valía de esta formación es un camino que ha costado mucho recorrer y no se puede reiniciar, no puede tener marcha atrás en este país donde nuestras señas de identidad democráticas se asientan en la universalidad de la educación”.

Macarena Molinos explica que cientos de jóvenes de la Universidad de Jaén “no pueden permitirse un máster de 60 euros el crédito para poder cerrar su ciclo educativo”. “Creemos que los precios abusivos, el recurso de convertir en esencial la formación complementaria, no pueden ser las llaves selectivas que abran el mercado laboral de los jóvenes”. “Garantizar que quien más tiene sea quien más oportunidades recibe mientras que los que menos recursos pero más  valía demuestran se quedan atrás es un peligroso paso atrás que no debemos consentir de la derecha”, subraya.