Publicidad

JAÉN.- Decían durante la campaña que los sondeos le daban nada más que cinco o seis parlamentarios. Apelaban ellos a que lo mismo ocurrió en 2012 y al final entraron en el gobierno porque consiguieron 12 y pactaron con los socialistas. Lo que ocurre es que desde las elecciones de hace tres años hasta ahora han cambiado mucho las cosas. Entre otras la irrupción de nuevas fuerzas políticas que han convertido a la formación de Maíllo en estar en el gobierno andaluz a ser la quinta fuerza política. Durísima la caída que como no la arreglen terminará de la misma forma que el Partido Andalucista, saliendo del parlamento andaluz. Por el desagüe de las autonómicas se han ido miles de votos. En Jaén han sido doce mil. De los 32.000 a los 20.000. Se ha desangrado por los cuatro costados jiennenses aunque aún ha mantenido su bastión como es Canena, de donde es su candidato. No ha sido suficiente e Izquierda Unida de Jaén no tendrá representación en la cámara andaluza.  Y eso que ha sido la formación que más veces ha contado con la presencia del coordinador federal, Cayo Lara que ha visitado en numerosas ocasiones la provincia de Jaén en una auténtica campaña puerta a puerta. Pero los líos internos, Podemos, Ciudadanos y salir del gobierno por la puerta de atrás les ha provocado un auténtico descalabro electoral.  Una situación que difícilmente se va a revertir en las municipales. Es posible que se queden fuera, también, del ayuntamiento, pues la formación local apuesta por ir en confluencia con Ganemos. Así que la dura será incluso si se van a presentar a los comicios de mayo.